jueves, 8 de octubre de 2015

BRUNO CLAYPOLENTA, UN COMPOSITOR PLAGIADO - Por Aniceto LarraPumbi

NOTA DE LA REDACCION. Lo que leeran es obra del sobrino de Romulo Papaguachi, un muchacho que siempre nos defrauda. Si esta aqui, es solamente por ser familia. y por que su madre no sabe que hacer con el. Queda hecha la salvedad.

Entre los compositores olvidados, aquellos que el tango ha usado y desechado luego, existe uno que destaca por sus aportaciones. Bruno CLAYPOLENTA, un gran letrista y hombre de la noche, que supo plasmar en sus tangos la esencia misma de la bohemia arrabaleras.  Que el gran público lo desconozca es probablemente una injusticia. Sin embargo ese olvido encierra una razón oscura. Si CLAYPOLENTA  fue un gran compositor, como es que ninguno de sus tango ha llegado a lugar que le pertenece?. Desidia,  negligencia?. que hace que un hombre de letras viva su vejez olvidado y sin ningún tipo de ayuda del estado o de sus amigos?. Decidimos hablar con el mito, a ver lo que nos contaba. Lo encontramos en un geriatrico húmedo, en donde comparte las vivencias de gente de su generación mientras ve programas grabados de "Yo me quiero casar y usted". Y esto es lo que nos dice, mientras consume goloso un chocolatin.
P- Usted es el autor de tangos muy famosos. o eso es lo que se dice.
R- Bueno. Es lo que se dice. Ojala mis tangos hubieran sido famosos. Lamentablemente no puse cuidado en registrarlos y alguien me ganaba de mano. Le cambiaba ligeramente la letra, pero ese cambio era fundamental. Fijese si no, uno de mis tango preferidos, con el que hubiera hecho carrera, lo registró Horacio Sanguinetti y a mi me dejaron en pampa y la vía. 
- Sanguinetti, el mismo que escribió moneda de cobre, gitana rusa y Tristeza marina?. Es muy grave lo que esta diciendo.
- mismamente, por eso desapareció. Registro mi tango a nombre de Bailarina de Tango.
- No es por contradecirlo, pero siempre se creyó que había desaparecido por un hecho de sangre.
- MENTIRAS, tuvo que huir porque me robo esa letra y le remordía la conciencia.  Incluso, le modificó el sentido. Pero yo, yo me acuerdo.
- Es el tango que dice: Tu conoces el secreto de los tangos y es por eso que los bailas como nadie.?
- No, no, el mio era sacerdotisa del pancho: "Tu conoces el secreto de los panchos y le pones la mostaza como nadie."
- ...
- Se refiere a Jacinta Troiani, una panchera uruguaya que tenia un carrito a la salida de la milonga. En las épocas buenas siempre nos comíamos un par de panchos después de milonguear. Y en las épocas malas, fijese, lo que son las cosas, íbamos con otro colega de letras, el flaco Retintín, autor del tango "Viveza de Arrabal" y Doña Jacinta, con sus brazos como jamones lambeteados, nos hacia una sopa con el agua de las salchichas, de generosa que era.  Sacerdotisa del pancho, porque se persignaba y le pedía perdón al paquete, antes de achurarlo.
- ...
- el otro es muy rebuscado. En el mio se palpita la vivencia barrial, el lunfardo, los personajes que acompañaban a esa bohemia muerta de hambre. Hubo una noche de invierno en que ni moscas teníamos para comer.  Pero así y todo, con la barriga llena de aire, yo seguía escribiendo. Y la gente, la gente de la calle, no esos que iban a bailar para hacerse los lindos y escabiar champán, los colegas de la existencia me tenían respeto. Sino preguntenle a cualquiera que pase por la milonga, de esos que ya peinan canas, por el tango "Rala".
- ahora mismo no lo ubicamos.
- Si!!!, Famosisimo. Cobian y Cadicamo me lo escucharon a mi en el baño de "La almeja" de Retiro y le cambiaron ligeramente el sentido,  Pero el mio era inigualable:
 "Rala, como crecida, tenes la chiva,
 pica al bailar, cortate algunos flecos
 sino con los pellejos, no ganaras!".
Se la escribí al Pelado Volpeni, que iba a bailar con una barba muy fea. Todas las chicas se le quejaban y una hasta se la quiso cortar con un corta uñas. Pero me volví a dormir y me ganaron de mano.
- Tres cosas tiene el alma herida. amor, pesar, dolor. Usted  dice que su letra puede superar eso?
- No. Lo que digo es que inadvertidamente le cambiaron todo el sentido miserable que tenia. Porque el chivo era un mugriento y un roñoso. Y toda su vida fue así. Y eso era tango. Verlo refregarse en busca de un cariño con esa barba estropajosa. Me acuerdo y se me caen las lágrimas En cambio el otro no me llega, no se...
- ...

Y otro de mis tangos, que todos cantan, pero con letra cambiada habla también de esa vivencia llena de inquietud. Eran tiempos bravos. "Recuerdo malevo", le pusieron, en realidad el mio es "lienzos viejos".
 "era mi pebete de jamón y queso, toda la comida de un día sin sol" y " Lienzos viejos, todos rotos, la platita, donde esta".  Habla de un momento de mucha necesidad.  Fijese como seria el flaco Retintín, le robó un reloj a un turista ingles y después se lo quiso vender. Y el ingles se puso a regatear y el flaco que tenia buen corazón al final se lo termino regalando. Eran otras épocas. Duras, muy duras. Nos emborrachábamos con kerosen que diluíamos con limones robados de alguna vieja con jardín. No teníamos tiempo para esa lírica del "que me importa que se rían y nos llamen los mareados". Si andábamos medio droguis todo el día, y esquivando los limonazos de la vieja.  Eso era tango.  Eso era vivir.
- " Recuerdo Malevo" no es de Gardel y Le Pera?.
- Si, me dormí y me ganaron de mano.
- Gardel y Lepera? Quiere decir que usted los conoció, personalmente?
-  En esa época nos conocíamos todos. Eramos unos pobres pibes que queríamos comernos el mundo y siempre nos ponían un dedo para que no le diéramos un mordisco grande. Mi "lienzos viejos", es la cúspide de mi poesía. Que Gardel y Lepera se lo hayan adjudicado solo es una eventualidad y al igual que todos,culpa mía. Que le voy a hacer.
- Perdón que le pregunte. Pero cuantos años tiene Bruno?
- Ahora mismo tendria que calcularlo. Pero me parece que En noviembre voy a hacer 76 .
- O sea que es matemáticamente imposible que le hayan plagiado y  modificado la letra porque usted nació después de que ellos murieran.
- Bueno, su apreciación es correcta, pero con un pequeño detalle. Gardel y Lepera en la  HACÍAN LO QUE QUERÍAN. Decían vamos al futuro o al pasado y se iban. Esto no se lo dije nunca a nadie, pero es verdad. Tan verdad como que compuse Morfitango, el único que registre, pero que nadie me canta, porque dicen que Piazzolla hizo algo parecido. Pero estos Gardel y Lepera,  que eran principes extraterrestres, Viajaron a la noche en que compuse el tango, en el 56, una noche fría en que nos abrigábamos con cartones de pizza tirados , después de chuparle los restos de muzzarella. Me inspire porque se me había roto el pantalón en la verija. Me puse a tararear la letra y veo que había dos tipos elegantes, sombrerudos, mirándome. Incluso el que creo que era Carlitos me dijo "muy bien pibe, sos un pueta". Y eso me marcó. Después hubo como un brillo y ya no estaban. Viajeros del tiempo en una nave extraterrestre, se lo digo yo. A mi que me importa si no me creen. Soy un pueta. En el fútbol le escribía los cantitos a los muchachos. Mi época de gloria.  Pero  con "Lienzos viejos" me dormí.
Entra la enfermera y le acerca la medicación a Bruno, que a esta altura del partido tiene menos credibilidad que Chacho Antun, que organizaba encuentros tangueros en pantanos. Cuantos locos como CLAYPOLENTA andarán por ahí,  con su delirio a cuestas, olvidados por el tango, o simplemente con el cerebro quemado por la pobreza y las condiciones extremas, adjudicandose hazañas para deleite de los graciosos?
Mientras salimos Claypolenta nos mira y dice, "tengo que ir a verlo a Galan, para que me paguen un viaje a la N.A.S.A a buscar a Gardel y Lepera".

Con un ligero estremecimiento, pensamos en todos los tangos que podrian haber sido canciones del verano, si la cabeza intoxicada de Claypolenta le hubiera servido para algo: "el choclo y la batata" "mandarina en compota", "Manguera" o  "La burrachita". . En nuestra cabeza, el pegadizo estribillo no nos deja: "Sacerdotisa del pancho, con tu salchicha sentida, pones mostaza en un lado y kechup te pide flaco Retintín...
Y no sabemos, si esa pegajosa insania se nos trasladara a la ronda, cuando estemos bailando. Quien sabe...