sábado, 30 de marzo de 2019

Milonguero de familia

Llegó a ultima hora de la tarde. Venia como siempre con perfume de  alcohol, el traje impermeable desordenado, el día anterior traspirado y puesto sobre el cuerpo. Toco el timbre. Golpeo. Volvió a tocar confirmando el protocolo e  inquietando a la melliza que dormía.
- Hola Celia. - Tenia la mirada perdida del que vive superponiendo el pasado sobre el futuro y no existe en ningún presente - Esta Nicolas?
- Estar está, pero depende para quien no responde - dijo la mujer mientras cerraba con una mano  la pequeña bolsa de basura con los pañales acumulados y con la otra acomodaba los cierres del traje con los sellos para su turno del hospital..
- dejalo vieja - La voz adormilada del marido sonó corta como sus sueños y casi tan distante como su reposo - tiempo que no te veía, Carlos.
- Ya lo vez Nicólas, la ronda sigue girando.
- Pero para algunos ya va girando lejos, compadre - Dijo el hombre dando un beso a su pareja - Voy a sacar un pollo al horno con papitas, Si te da hambre cuando vengas te dejo un sobrecito.
-No te preocupes amor. ya veremos como llego. Hay previsión inestable.
La puerta se cerró  mientras los dos quedaban demorados en el armario-esclusa pasillo.
- Pasa nomás Carlos. Querés quedarte a comer? saco pollo para tres.
- Te agradezco querido. Pero tengo un  sueño-copetin con unas amistades que hice ayer en tanda de Di Sarli. Vamos a tomar unos hidratados de vino con tostada , en un puestito seguro que abrieron cerca. Y  después  a milonguear, como siempre.
- Como siempre - La mirada del hombre se perdió un momento en el pasado del otro y hubo un solo momento en que parecieron compartir una mesa como en tantas noches- Donde se pone bueno?
- "La Vicia". "Cromo roto"  en la tercer sub-planta. Están de moda. "La Gurda" lo cerraron. Colo a una pareja de mas y hubo un principio de intoxicación metanica.
- Y El empeine?
- No esta más. No les llegaba agua a la barra. Muy cerca de arriba. Como hacen ustedes?
- Ya nos mudan mas abajo. Toda esta parte aguantara medio año, como mucho. Acompáñame con un coñac por lo menos. No querés quedarte en serio?
-No Nicolás. En otra ocasión quizá, cuando no tenga plan. Viste como es esto del abono. Cine, teatro, excursiones, alguna practica furtiva en los pasadizos. Tengo que aprovechar sino me descuentan la mitad del paquete. Y esas otras cosas...
-Esas otras  cosas si - Pasaron a la minúscula cocina donde había un ordenador. Mientras iba sacando mini paquetes del cajoncito térmico el hombre puso el canal "Solo Tango"  donde todavía daban clases Soto y Pepito Avellaneda. Por la ventana a ras de suelo de triple cristal se veían los autobuses cargados con los obreros menos cualificados que volvían del trabajo, con los respiradores  colgados al hombro y las mascaras bien aseguradas, manteniendo el precario equilibrio cada vez que el asfalto resquebrajado se combaba. Algunos impudentes y otros adoradores del apocalipsis  pasaban en bicicletas con sus trajes impermeables remendados y sus pancartas donde se leía "El zol ce muere"
A alguno le costaba pedalear.
Se oyó un trueno.
-Uy. Parece que va a llover. Voy a tener que apurarme. Si hay tormenta se va la energía y no llega  agua.
-Es segura esta encrucijada?
-Toda esta zona es familiar. Pero igual, sin luz no me arriesgaría.
El milonguero de familia sacó un sobre de coñac a granel y filtrando las gotas perpetuas que caían de su grifo siempre abierto y  con un sellador de carbón de dos litros lo puso a macerar calculando para cuatro dedos  plásticos y el prensado de pollo.
Detrás de la puerta se oían las primeras corridas y desordenes entre los que volvían a sus compartimientos antes que el corte de suministro los dejara afuera. En esta parte no había Habitantes de pasillo. La guardia Roetgen era dura.
El coñac estuvo listo en cinco minutos. Lo paladearon en el silencio interno, interrumpido por los golpes de los corredores.
-Esta bueno che.
- Lo traje de la ultima peregrinación al Tangodromo. Tienen todavía un par de barriles que van filtrando y estirando. Te acordás? Dicen los devotos que antes salia  directamente de la estatua  de San Finito Escabiadin cuando sonaba su tango preferido "Vizcacha triste" Las estatuas plásticas de ahora tienen otro sabor, si tienen.
-En el ultimo megamaratangofestival vi un par de puestos con licor santificado. Tendría que haberlo comprado los primeros días. Después se me fue todo en la Milonga virtual y los filtros. Mucha gente y poco espacio en la  cúpula.
- Cuando?
- ya van para seis años.
El dueño de casa cambio de tema rápido. Los dos comenzaban a aflojar.
- Voy  a ponerle sombra de copos de papa. Tengo un montón de oferta que me dieron por la ultima compra en Tangazon. No queda muy bien con el pollo. Pero que le vamos a hacer.
-Si hubiera una tapita de arroz...brotes de patata como antes.
 Los dos se relamieron con la lengua afuera.
"Interrupción de suministro en diez " "Interrupción de suministro en diez" decía la voz publicista en los pasillos.
-Menos mal que el hospital esta cerca. Espero que a Celia no se le haya descargado la batería. Siempre se va y vuelve antes de la hora punta pero hoy gastó un cupón de alegría y se le fue el tiempo.
- Cupón de alegría. Ustedes los virtualimentadores si que son privilegiados. Dame más.
Sorbió el otro tapón con ansia.
- Y entonces? que me contás. Como anda todo. Y los muchachos?
- Ahí andan. Como siempre dejándose las plantas en las tandas. Literalmente. El cromo viene cada vez mas fino.  Carusa estuvo internado  porque se le fue al limite la plaqueta smog. A Gonzo por el asma lo adjudicaron después de años al Uruguay. que tiene mejor aire domiciliario. Me mandó  fotos de una milonga, un salón presurizado, muy cerca de la  superficie. Y del sub-acuatico.
-No!.
- Si.   Torquemada sigue filosofando en los eventos y esas inauguraciones que dan vales de comida gratis.
- Torquemada. Que viejo jodido y rata.. Si me habrá chupado los vales de comida que dejaba en el bolsillo del traje. Un peligro. El otro día   nos acordábamos con el Tano Caraseca y Godzilla. Tienen la calle pasadizo cerca, sabés? Nos cruzamos siempre en los pasillos a la hora de la salida. Ayer entre "Medicamentos" y "Revistas" había una pareja bailando. Tres tangos bailaron. Tres tangos! Lo que es la juventud.  Godzila le dio medio vale de agua.
-Godzila. Otro que se borró de las milongas.
-Normal. Le detectaron intolerancia al barbijo.  Pobre tipo. Te molesta si voy hidratando unas virutitas de cebolla? Te lo pregunto porque pica. y  el filtro nuevo no airea suficiente. Querés antiparras?
-No puedo. Tengo la cara delicada. Sino después cuando vaya a milonguear voy a tener erupciones por doble mascara y no tengo resto para que me saquen el metano con escaner.
Afuera comenzaron a caer las primeras gotas de lluvia negra. Los indigentes que vivían en los coches trataban de precintar las aberturas oxidadas exponiéndose con sus monos falsos de  caucho.
-Pobres desgraciados. Una lluvia más de estas y se quedan sin casa y sin zapatos.
- Lluvia. Ojala fuera lluvia. Un torrente, una inundación para lavar toda esta nube inmunda.
 Ambos se pusieron a lagrimear.
Los dos sabían que no eran las virutas de cebolla sintética.
El que venia de afuera se secó con una bolsa que alguna vez tuvo un vale de empanada.
-Te acordás como era? Como sentíamos el abrazo y salíamos a bailar con la mejilla pegada? El calor de la compañera, el ...
- El cuerpo, la textura del traje, el espacio para bailar, para escuchar la música. El cabeceo a la distancia.
Se quedaron mirando las clases intentado alejar las muy cercanas paredes.
-Todavía lo tenes?
- Es lo único que me hace seguir adelante - dijo el milonguero de familia echándole un ojo al cubo  donde la melliza dormía  - Queres bailarlo?
- Por favor - dijo ansioso.
El milonguero de familia abrió un cuartucho de uno por uno por dos de altura. Entraron  apretados. Había una maquina robada del trabajo en un estante. El milonguero de familia le dio al visitante ojos virtuales y se puso  también un par. Pulso un interruptor y de pronto el  cuartito se transformo en una gran milonga con mesas, pista llena, música y el ambiente de aquellas milongas de principios de siglo 21.
En un hoy de milongas con tres parejas apretadas aquello era un ahora mítico tan fabuloso como un elefante.
La energía se corto al tercer tango de Tanturi. Los dos salieron del cuartucho estorbándose y con los ojos rojos.
-Hay... hay  una planta al costado de la barra - Dijo Carlos con los ojos enrojecidos por la emoción.
- paso mucho tiempo aquí si la melliza duerme.  Tengo cartuchos llenos de milongueras con las que todavía no baile. Cuando quieras...
- Si fuera por querer. Pero me gaste casi todo el suplemento de vacaciones en las apuestas. Va a ser mejor que me vaya ahora que  queda el emergencia en los pasillos. Por ahí pasa un caso, Como en los viejos tiempos.
-Como en los viejos tiempos.
Salieron al armario. Por el visor correo el informativo recordaba "Recargue su aire antes del 23"
- Gusto verte Nicolás.
- Lo mismo Digo Carlos. Si te conectas con los muchachos y las pebetas manda saludos.
- Serán dados. Quizá en alguna mini...
El milonguero de familia abrió la primera compuerta y cerrando el armario-esclusa comprobó que no hubiera avalanchas en el pasillo iluminado en rojo.
- dale ahora! dijo Nicolas.
Apenas oyó a Carlos agradecerle por la milonga mientras se perdía en el laberinto subterráneo que era la ciudad segura y desinfectada brillando como un candil a kerosen  bajo el perpetuo gris invernadero.

miércoles, 13 de marzo de 2019

"Miñongas Barbaras" - Comentarios de libros por A.Gurrietes Borgres

Debemos reconocerle a Editorial "El Croto"  la voluntad y el empeño que pone en transformar obras bizarras y acercarlas al gran publico. En esta ocasión han decidido invertir en lo que llaman "Linea Maginot  donde pretenden reeditar curiosos volúmenes que el tiempo, la moda y el buen gusto  dejaron de lado. Tal es el caso de este"Milongas Barbaras" que firma German Brautz.
Conviene detenerse en su biografía.  Todo parece indicar que adhería ideológicante  al movimiento Nacionalsocialista, a pesar de haber nacido en Santiago del Estero alrededor del 1890. Marchó  a Bahía Blanca en los años 10  y pasaría 15 años en Buenos Aires, ciudad donde se radico esperando un vano a un amigo que habría de llevarlo a su destino. En algun momento de la espera entró en las fuerzas de seguridad del estado, por su callada forma de cumplir ordenes sin cuestionarlas. Sin artes para las pesquisas, la investigación o el combate cuerpo a cuerpo con elementos peligrosos, se lo destina como agente encubierto para que haga un relevamiento de "Sujetos inestables, anarquistas, asesinos y ladrones en los bailongos tangueros y lupanares  de la Capital, pues es bien sabido que esa canalla vive alejada de la urbanidad y la decencia, delinquiendo por las tardes y bailando ese tango pecaminoso mientras se emborrachan y se dan al vicio por las noches" Según hace constar el Comisario Justo Ch. Abacano en su "Calendario bonaerense  de criminalidad con expectativas 1915" haciendo eco en una creencia común y difundida entre las vareadores de minué y otras castas dominantes  de la época que atribuyen todos los males de la sociedad a la inmigración descontrolada, las clases bajas y al tango, Tópicos ampliamente superados en lo que respecta al tango.
Brautz cumple rigurosamente las ordenes que le son impuestas asentando en este curioso volumen reeditado por "El Croto" las impresiones y el clima de esas milongas primigenias en donde se hicieron los mejores bailarines y la bohemia gestaba sus excesos esperando la redención venida de los salones parisinos. Con dotes naturales para el disfraz esperpentico, el autor supo pasar advertido  y divertir en todos lados a tal punto que los dueños de salones, macros y administradores de bailongos ilegales  le enviaban falsos confidentes y le montaban milongas por encargo, un pasatiempo que se puso de moda durante los años que  paso de conocido agente encubierto  hasta que lo echaron del cuerpo policial por desvío  de botines requisados para sufragar sus extravagantes atuendos y mascaradas. Hombre a contramano de la época los dos seudo-historiadores inventados para el prologo de la nueva edición  sostienen que terminada la segunda guerra mundial se radicó en Baviera, haciendo el camino inverso a muchos jerarcas Nazis que terminaron sus días en Argentina.
Reproducimos aquí algunos párrafos del libro de  Brautz, que a punto estuvo de llevarse a la pantalla grande de la mano de Jorgito Frissi, alumno de Hugo Fregonese.   La Edición refleja sin corregir la sintaxis y la ortografía anómala de Brautz.  Es notorio como pasa del lenguaje culto a la absoluta ignorancia entre un párrafo y el siguiente. Según los mismos seudo historiadores se trataría de sífilis, demencia temprana o el retoque de un colaborador desconocido. Notese también la curiosa forma que tiene de referirse a los nativos, los inmigrantes, los indios y todo lo que no sea el mismo.

4 de marzo del 18 Milonga El Ñato.
Advertido por mi fiel confidente "mortadela" recale en este infecto tugurio disfrazado de Justo Jose de Urquiza, caudillo provincial y padre de in numera progenie. A mano derecha y cerca de la barra hay estantes donde la concurrencia deja la artillería - incluidos cuchillos, cachiporras, trabucos y cartuchos detonantes - y  unas palanganas donde los bailarines mas exaxerbados se limpian los pieses. Con esos destilados y alcohol de quemar los pulperos bárbaros hacen menjunjes nergizantes que venden a los más exaltados, que al ingerirlos entran en trance diabólico y ponen a danzar sin parar mientes en sus vergüenzas ni pudores, llegando incluso en el furor mas sesual a satifacer su instintos en medio de la ronda. He visto Rusos, persas y diaguitas pobres soasándose en sus propios jugos carnales alli mismo o si son gente de linaje y buen pasar en reservados lejanos a la pista. Sin contar los entremedios de cortina,  en mediaciones de los sanitarios. En ese estasis son frecuentes los tumultos, peleas y defunciones.  Con mis propios ojos vi como ensartaban o hachaban a algunos infelices y era tal el poder de ese energético y el que la música diabólica del tango ejerce en ellos que a los que pensaba ya difuntos los vi otra vez en la pista, sin que les hubieran afectado las numerosas heridas. Videntemente se trata de casos de muerte retrasada. Los finados no saben que se han extinguido hasta que llega el otro día o la orquesta de músicos miserables deja de tocar sus roñosos instrumentos.  Al salir a bailar con una bárbara he notado en todo momento como me pellizcaban los brazos y las orejas. De natural pacifico no quise enfrentarme con mis atormentadore, para no dilatar mi identidad secreta. Cuando lo comente a mi compañera solo agrego con voz metida en el vino: Es una milonga de muchas pulgas" Anoté el nombre de muchos sospechosos en mi libreta pero de un pechazo bailando "La Morocha" me la robaron.

23 de Abril - Milonga la Cajeta.
Mi confidente "Caracú" me había hablado de este reducto al que se accede por unas escaleras que salen al costado de un ciego que vende diarios y reparte panfletos anarquistas. Pasamos  por un pasadizo humedo donde nos topamos con algunos marineros transportando lo que a mis asombrados ojos parecía un monstruo abisal. Mas atrás venia otro contingente de piratas cargando un hombre desmesuradamente gordo. "Esta noche hay guiso bueno" nos dijeron, sin saber a cual de los monstruos se referían. Sospecho que el gordo es el jefe de todas las pandillas y delincuentes organizados de la ciudad porque mi confidente se arrodillo en tierra, forzándome a que hiciera lo mismo. Se ve que le cai bien porque se limpió los piese con gran gusto en mi disfraz y mi persona. Al llegar a una puerta golpeamos la contraseña - los primeros compases del tango "El Entreriano"- y  se nos franqueo la entrada a un gran salón luminado con candiles de kerosen y candelabros  con el  pentagrama que usan estos bárbaros alcolitos de la brujeria y el mansonismo. Al lado de unos tablones con mugre unas viejas revolvían una bazofia olorosa que no podia ser relleno de empanadas. Una fila de comensales comía directamente del cucharon que ofrecían aquellas brujas saltando luego como esos rusos negros de África que le dicen güatusis. En el salón los bailarines se contorsionaban horriblemente alrededor de una pila de colchones mugrosos puestos en el centro. Viendo que los Rusos tumefactos y corta cuellos no habían aun llegado al deliriun tremen  cataretistico que les da después de bailar en horas mas tardías, le pregunte a la muchacha con la que salí a bailar y que me parecía conocida para que era.  Me señalo una claraboya a media altura donde se veía como una luna roja. Cosa que me parecio portentosa dado que estábamos a muchos metros bajo el nivel del suelo. Pero en ese tonces  vi con mis propios sojos como una pareja bajaba montada en una escoba de cerdas. "Ya van llegando al Aquiladre. El maistro estará contento" dijo mi compañera,  señalándome a uno sentado con una mascara de burro en la cara vestido solo con tiradores y una gayina. Debajo del disfraz de gondolero veneciano me entró un sudor frío. Cuando sonaron los primeros compases del tango "eche veinte centavos en la ranura" todos comenzaron a aligerarse  de ropas bailando en cueros tal y como el diablo los trajo al mundo. Yo tuve que proceder. Las mujeres, que se veían donosas vestidas presentaban los senos con bigotes y el aparato sesual con barba. Los hombres en tanto cubrían su organo con bonete con estraños signos. Por preservar el bonete bailaban todos el estilo que le dicen caniengue(canyengue) Al verme sin bonete todos dijeron"Este no es de los nuestros" y avanzaban gritando maldicione.  Huí como pude, sin ropas y sin sospechosos llegando como pude a la comesaria, donde me dejaron detenido hasta que pude revelar  mi identidad inconita. "Caracu" no volvió a aparecer por el barrio. Temo que lo hayan metido en el banquete.

16 de Mayo - Milonga el Cuchipaso.
Luego de tomar unos anisados en el bar Gaboto  donde quedé con mi confidente "trapo e piso" nos fuimos llendo por los callejones siniestros de un barrio que no conocía y que los mal-vivientes llaman "Villa Carnaza" Niños embrutecidos por el opio y ancianos con los pecados marcados en la cara nos pedían dinero para vicio y placere. Unas viejas espantosas  se prostituyen para comprar pan y la revista "Caras y caretas" En las esquinas parejas de tobas y polacos aprenden pasos al costado de tachos donde asan alimañas mientras se embrutecen tomando directamente de un pellejo de cuero con licor avinagrado. Temí por mi vida cuando atravesamos su camino con mi disfraz de Julio Cesar. Por suerte se les rompió el pellejo y el vino saliendo en cascada fue a parar a la sanja. Aquellos miserables se echaron como porcinos manoteando por su parte del brebaje. Un niño bien que pasaba quiso prenderse al banquete. Pronto se lo llevaron a un callejón. Nos apuramos al oír sus gritos.
La milonga estaba detrás de una puerta mal hecha con tablones de un  cajón de muerto. La concurrencia, como todas las que frecuento en mi atividad clandestina, ya comienza a parecerme muy familiar. Incluso cuando salgo a bailar con mis reducidas habilidades, siempre parece contestarme la misma muchacha. Pero su nombre y su voz, aguardentosa  es distinta cada vez. Seran imaginancias mias. En cada mesa hay botellas de vino acumuladas al costado de un plano que sujetos patibularios marcan con tinta roja. Los planos dicen "mansión Lagasca" "Comesaria" o "Banco de crédito Saul" Acercándome más pude ver también una lista de crestianos, diaguitas y rusos que los brutos malvivientes marcan a su antojo asegun hayan bailado bien o mal, con una cruz, lo que me hace suponer que serán vitimas cuando el golpe se haga efetivo o cuando termine el bailongo. Nos toco compartir una mesa con dos rufianes gigantescos que se creyeron en la obligación de sacarme a bailar, quizá por la toga romana. Al volver a la mesa pudimos ver a un bailarín que se floreaba con un estilo que alternaba ligereza y lentitud. A mi modo de ver bailaba bien. - Quien es ese? le pregunte al malandrín mas cercano. "Ese es el finado Guiraldes, el escritor." Quise saber porque le decían finado.
"Por esto" dijo el rufián y desenfundando un trabuco a kerosen le descerrajo un tiro dándolo por muerto ahí nomas. La concurrencia huyo a la desbandada pero insurreccionados hacia mi humilde persona, Me dieron con todo y creo que perdí el sentido. Cuando desperté con la toga destrozada hasta el muerto se había ido.
 "Trapo e piso" Tampoco me espero"

Hasta aqui las palabras del bueno de Brautz. En sucesivas milongas lo hacen besar el cadaver putrefacto de Guiraldes, que vuelve a la vida milagrosamente provocando la desbandada del credulo Brautz.  Asistimos a su completa inoperancia para entender lo que lo rodea. El algun pasaje asienta que hay una cámara de cinematógrafo aunque el no ve actores. Si llega a descubrirse alguna primitiva película muda sobre tango, seguramente nos reiremos mucho y puede ser que hasta veamos a este desventurado escritor y policía que los delirantes responsables de editorial "El Croto" ponen a nuestro alcance.
Porque hay loco para todo.

domingo, 10 de marzo de 2019

Tarareando tangos de moda como si fueran nuevos.

Estamos como cada viernes en nuestra mesa bajo el limonero y al pie de la terrosa pista del "Oriental" milonga, descampado, potrero futbolistico, ring para los "Titanes de la Milonga" y sala de ensayo a cielo abierto del barrio que alguna vez fue pampa y hoy una manzana agreste con  nuevos edificios  asomados detras del bosque que el jardinero Japones Cepito hizo crecer para darle un paisaje mejor a su cabaña rustica y al templo shintoista donde reza.
El Oriental esta en modo hipérbole. Sera que la concurrencia anda buscando aquellos perdidos carnavales de comparsa y mascarita que tanto gustan al amigo Romulo Papaguachi " porque se conocen inolvidables amores" suele decir, quien casi se pierde por la bataclana Olguita Filiber. El hombre esta viniendo a milonguear seguido desde que volvió a dar clases el maestro del paso desvariado Corchito Echesortu. Y para no dejarlo solo hemos hecho comitiva  El Indio Martin, Diogenes Pelandrun el filosofo y un servidor llamado Catulo, poeta de la milongueridad y cada tantos.   Piton Pipeta tenia una cena de camaradería con los Boy Scaut de paso flojo. Asociación de senderistas a trayecto corto que encubre a bebedores de cerveza.
Se respiran las ultimas fragancias del invierno. No es que haga frío. Riquelme el organizador hizo hace tiempo un pacto en la montaña con los antiguos dioses primigenios para que el descampado se mantenga en unos ideales 16 grados.  Aunque se sabe con esos tratados, se hacen difíciles de sostener y ha habido memorables noches milongueras con tromba de agua e inclemencias. En lo cotidiano todos comentan desde hace días lo maravillosa que es la película “Roma” Sintiéndome discriminado la saque en la biblioteca y me pareció fastuosa.
 No dejo de ver el desorden, la amalgama vital, los personajes exóticos. De Fellini. Sin venir a cuento digo que habrá que ver esta del tal Cuaron
.-Para no quedar mal o al menos excluido de las conversaciones.
 Diogenes Pelandrun descabeza un chori pan de extremo.
– A quien le importa?  Lo que quieras ver como real no es mas que una recreación, una fabulación interior inexacta y no siempre verdadera. Si de verdad quiero saber lo que esta pasando en el mundo me levanto a las tres de la mañana, camino por las calles vacías de mi barrio y me entero mucho mas que si estoy conectado en las redes o en ese nefasto articulo que se ha vuelto de primera necesidad por el aburrimiento.
-La televisión?
-No por favor. Por quien me toma? Por uno de esos condenados a muerte por las series o las realities?  Me refiero al móvil. No les pasa que cuando lo necesitan siempre se estropea? A mi si.
- Ustedes no se acuerdan  pero antes había un teléfono cada cuatro casas y en provincias cada una calle. La noche que me premiaron por el programa “Minutas milongueras” vino a buscarme mi vecino Don Jose. Tuve que correr porque  se trasmitía para todo el país por radio Nacional. Como no llegaba el conductor el conductor de la gala  dio paso a uno que contaba chistes tangueros. Después se hizo famoso, un tal Neroncito - Tercia Papaguachi dejando huérfana de mayonesa unas papas.
-Neroncito? Habia un Caligula con Silvio Soldan.
-Caligula tenia buenos chistes y era gracioso. Neroncito fue el precursor. Sabia que era malo pero a algunos salames le gustaba su humor de intermedios sobre todo porque se metía con los músicos de las orquestas.
- No trascendió no?
- Era malo. Y lo retiraron cuando estaba en la cúspide los muchachos de la Sonora "Seis luces." 
- tampoco la conozco.
- Cuando se fugaron del presidio la banda se disolvio.
-Pero de hace cuanto estamos hablando Romulo? Cuanto lleva su programa en el aire?
- Iba a cumplir 50 años en Mayo, la mitad de Billiken. En Marzo me levantan.
-No me diga! Y que va a hacer?
-Esas cosas de jubilado. Comer. Viajar. Perfeccionar las pocas clase que tome con Rino Praupa. Dejarme ver por las milongas. Vivir. Que se yo.
- Y Martita sigue como operadora?
- Martita? que Martita?
- Martita. la pareja de Piton. La que hace teatro.
- Piton? Quien es Piton?
- Piton Pipeta. Se acuerda? Estaba con nosotros en cuando fuimos al Torneo Intergalactico de Truco.
-No se de que me hablan. Cuando estaba de moda el tango "Canaro en Paris" había una Martita que trabajaba conmigo. Pero la echaron cuando se puso de moda "Este es el Rey".
Nos miramos preocupados en la mesa. Pitón sigue creyendo que su mujer va a la radio. Y Romulo... es imposible que después de tantas aventuras no se acuerde de Pitón.
El Indio se ha bajado medio tarro de chimichurri con galleta esperando las entrañas que Mocito Taura trae cantando “paso mi vida entre sonrisas y alegrías. Paso mi vida en una eterna vibración”
- Sera verdad la asociación del paso flojo?
Mocito Taura sirve y a cada nuevo comensal de la mesa y de las mesas vecinas  repite el tango  en un loop obsesivo.
-Pero que le pasa a este?
-hablando de tangos de moda.
- "sin duda son estas palabras, algunas que repite y ha aprendido de un amo desdichado a quien persigue la fortuna fatal y cuyo estribillo triste fuera "Nunca más, Nunca Más"
- Bueno, si es Riquelme será "Hay que comer muchachos, Hay que comer" O "Plata, quiero plata"
- Pero donde esta de moda ese tango?
- Querrá decir donde esta de moda de nuevo ese mismo tango. Que yo sepa hay muy pocos tangos nuevos. Y no tienen la difusión masiva como para idiotizar a uno que sirve en las milongas y se supone curtido en tendencias.
-Son tendencias.
-Si es verdad que hay tendencias – Pelandrun atrapa un trozo de vacío y lo mastica con ganas –  la tendencia mas duradera es la estupidez. Hay verdaderos cazadores de pavadas  tangueras que reponen de moda tal o cual tango, según la pareja que lo baila, el uso horario, la costumbre regional o la cantidad de crédulos por metro cuadrado de pista dispuestos a pagar por la novedad. 
-Igual resulta un poco molesto que cada vez que Mocito Taura sirve un chorizo venga acompañado de cortina musical.
-Por ahi Riquelme les exige temas de presentación a sus camareros.
- Nadie esta tan loco. Ademas Mocito Taura deberia seguir "Y milonguero, galán fornido" y "Muñeca brava mientras trae las bebidas entraría cantando "Sos un piscui de pestañas muy arqueadas"
- Insoportable.
-Por ahí es un mantra casero.
-Es mucho mejor que si cantara “Las mujeres son tremendas cuando se quieren casar” en un mes lo escuche como diez veces en milongas distintas. Después lo volvieron a matar.
-El problema de los tangos de moda es que muchas veces vienen en pac.  Tango, secuencia,  vestimenta, explicación,  el tutorial Online y ejercicios  autocorrectivos.
-Si se fijan en la pista hoy verán que hay muchos alumnos  viejos que se auto corrigen con indulgencia.
- Hablando de autocorreccion. Debería existir algo similar en cuanto a la forma de vestir. Fíjense en ese muchacho. Lleva una camisa con implicaciones cariocas estampadas a mano pero con los cinco dedos.
-A ese en la milonga de antes no lo dejaban entrar – continua Papaguachi – Hubo una milonga cajetilla que exigía modales y buen vestir. Una milonga bien. Eso fue en la época que estuvo de moda "Chique"
- Yo no lo veo mal. Si no hay esmero tampoco habrá perfume ni disfrute.
-No. Esta milonga era muy finolis. Club Bientó se llamaba y se murió de lujo. El finado Cindor Gramsci  se presento una noche a milonguear con chaqueta de vison  y camisa de raso color lila. Parecía Liberace en un vídeo que me mandó el otro dia el amigo Federico Herrera. Estuvo haciéndose el marques en la pista, floreandose con el tapado mientras exageraba ochos y tarareaba tangos al oído a las muchachas . Lo que pasa que Cindor las cantaba como las había aprendido en la cárcel. Se puso pesado y lo echaron.
- Lo echaron?
- Y encima le robaron todo en la puerta. Después los malandras se dieron cuenta que el visón era un cubrecama "a la importancia" y la camisa un mantel del “Ilustre restaurant Ilustre” A Gramci siempre se le dio bien la costura de contingencia. Eran otras épocas.
A pesar del despliegue de colores y la fingida alegria carnavalera la milonga se va apagando por la melancolía del musicalizador, que lleva tres o cuatro tandas sin que se escuche un solo tango picadito.
Mocito Taura sigue cantando su mantra y cuando Pipistrela se acerca a retirarnos los platos escuchamos que canta "La quiero asi, con su cabecita hueca"
Pasan las modas, pasan las ilusiones. Pero a ese tango no hay forma de ponerlo de moda. 

miércoles, 13 de febrero de 2019

El Profesor Tangui - Por A. Desvarietti - (La Milonga alternativa)

"Quiero volver a aquellos años mozos, cuando el tango asomaba la melena en todos los casorios y bailongos y la sencilla orquesta de cuarenta bohemios instrumentos juntaba en su ancho pecho familias y parejas". Se queja el gran poeta  Ernector Glubiardi  apenas entrados los setenta, mientras el tango resiste la avalancha de géneros musicales patetistas,  mejor considerados por ligeros entre la juventud que cree que bailar es saltar suelto. Los guerreros del tango aguantan la debacle como quien sostiene con una mano un portón asediado por una turba enardecida. La acción se impone. El programa del carismático conductor brasileño Silvinho Soldan "Grandes valores del tango y la milonga" no despega todavía. Los Troiles, aquellos malos clones de los Beatles(ver entrada) se encaminan al fracaso. Que hacer? La juventud siempre es la prioridad. Los planificadores tangueros televisivos  con sus solapudos trajes marrones y sus pantalones cuadrillé con crema antirreumática incorporada lo saben. Si no hace mucho las juventudes rebeldes babeaban con esos profesores compinches al estilo Sidney Poitier  o Sandrini haciendo de "El profesor Hippie" porque no se puede  hacer una película que aúne ambas bajo la querida figura del tango?
Los guionistas afilan sus lapices y se apresuran a revisar las filmotecas  para ver que pueden copiar.
El monstruo comienza a estar vivo. Sus artífices: Cain Santacloro, guionista y Eduardo Deliveran, director.  el titulo EL PROFESOR TANGUI.
El protagonista debe ser un tarambana con el que la juventud se identifique. Alguien que traiga aires nuevos al ambiente. Luego de hacer casting y remover agencias encuentran  al rebelde y milonguero profesor  en Roberto  Laganga, reconocido personaje  calavera de las pistas.
No es Poitiers, No es Sandrini.
Ni siquiera es actor.
Laganga es un excéntrico con dinero heredado. Se auto proclama  el Dali de la Milonga. Los que lo miran hacer pasos con esos pies que parecen relojes  derretidos a veces le dan la razón.
Laganga tiene un carisma que se enciende y se apaga con el whisky, un gato amaestrado que le elige milongas con la pata y unos pinceles que arreglan la "proporción perversa de este mundo pintado a las patadas" Se peina el bigote en la misma peluquería donde se cortan Pairetti y Risuto mafiosos propietarios de "La milonga de mi amigo" Solo come pizza mojada en huevos fritos. Sus fiestas a la canasta con música a la gorra  en la casa que habita, una mansión inconclusa construida con botellas de Borgoña pasado  son legendarias.  Sus enemigos dicen que la casa avanza por las mañanas y retrocede en las noches por culpa de los borrachos. Laganga hace fiestas  y paga las reformas a costa de sus invitados y una camarilla de alumnos tangueros que festejan su  improbable básico inverso que sale hacia afuera de la ronda y siempre pisa a contra-tango.
Cuando Laganga va a la milonga  cuenta sus propios chistes malos  dibujándolos en los manteles. Lo echan y al otro día  exige a los organizadores los manteles o  que le paguen derechos de autor.
Laganga es el anticristo. El Anti-tango. El Anti-antes.
Los provocadores y rebeldes lo aman. La vieja guardia milonguera lo detesta. Le ponen laxantes  en el vino para que haga "sus cosas artísticas" fuera de la pista.
Laganga se auto publicita incrementando el exceso y las fiestas.  Las pocas veces que Laganga   trabaja se hace llevar a la cinematográfica TANGOCHO en un faetón tirado por dos milongueros principiantes en bicicleta.
El rodaje es una tortura. Para salvar el desastre y sin que se haya dado un caso similar en la historia del cine mundial se contrata a Polifemo Domizi para las escenas de actuación,
Polifemo es pelirrojo y tiene alergia a los bigotes postizos. Le pintan el bigote con corcho quemado. No baila y habla en lunfardo igual que Shakespeare. Se nota mucho que el protagonista  son dos tipos.
La película se acaba a duras penas. Echemos una ojeada a la sinopsis tal como se lee en los programas de matiné que se difundieron en Argentina, México, España Colombia y Surinam.
"Ramiro "Bife" Bosquefermo es un profesor de secundaria, un librepensador de la milonga al que no le duran los trabajos por problemas horarios y de indisciplina. Presume de entender mejor a sus alumnos, que a sus conservadores colegas de profesión, a los que "Sin duda se les fue la milongueridad con el matrimonio" El director de un colegio marginal le asigna un curso de tarde, conformado por una muchachada repetidora y expulsada de otros colegios por problemas de integración. Bosquenfermo descubrirá con su natural inclinación a la juerga que sus alumnos malos  no son tales, sino incomprendidos. En vez de enseñarles Instrucción Cívica ateniéndose a los aburridos programas curriculares de la época, "Bife" los arrastrara al mundo de la milonga, dándoles con su ejemplo milonguero una lección ejemplar, una forma de ver el mundo mucho más valiosa que los estériles discursos y las fotocopias"
En versión V.H.S le agregaran "Risas, tango y buen humor en una historia que es como la misma vida de Laganga"
Un fragmento del film en forma de dialogo sobre-actuado por Domizzi:
- Purua, los muchachos no son malos. Solo están aburridos, aburridos de todas esas cosas que no sirven para nada. Que les importa a ellos como se llamaba el caballo del Cid, si no saben ni siquiera cabecear en la milonga? Que les importa la raíz cuadrada de la hipotenusa si no se apiolan para encontrar una mesa decente donde tomarse unos vinos y de paso ver bien la pista? Porque te digo Purua, todos esos proyectos de ciudadano respetable, como los quieren catalogar ustedes con ese simulacro de vida pagada en cómodas cuotas que llevan, eso si, con coche, casa y mujer, todos esos delincuentes juveniles, como bien se apuran a catalogarlos vos y el profesor Salvatranca de Ciencias Naturales, son solo muchachos aburridos con astucia residual y  algún potencial para la inteligencia  que puede ser llevada hacia lo excelente  si se le da la masa critica necesaria para fermentar.
- Masa critica, Bosquenfermo. Masa critica como el tango y la milonga? Ahí donde todos esos atorrantes como vos pierden las horas y la vida van a aprender respeto y obligaciones? Pero por favor Ramiro!Vos te pensás que el mundo es saber hacer ochos y sentadas y que con eso vamos a inculcarle valores a estos adoquines?
-Esos adoquines purua son los escombros del edificio de esta sociedad enferma a la que vos y yo contribuimos con nuestros sueños que no se cumplieron. Sueños Purua, te acordás lo que eran? Vos te bajaste de la utopía. Te compraste un traje y una vida a crédito. Te hiciste del ejercito de los que se quejan de los escombros sin ver que todos los días los cascotes nos pegan en la cara. Pero yo no me baje. Yo sigo milongueando. Me tiran piedras y no las esquivo. Y si esos adoquines me siguen a la milongueridad, te digo que vamos a avanzar como sociedad, cuidándonos entre todos con el tango."
Bosquenfermo organiza un festival para pagar el viaje de estudios de los muchachos a un encuentro milonguero y justificar la banda sonora integrada por LA TÍPICA CLAUSTROFOBIA con su hit: "El señor es buena gente(y milonguero) LOS BETUNES con "El raro de un solo cromo" y LA ORQUESTA A LA DERIVA que interpreta "Otra vez en la pista"  copias tangueras mas o menos originales de aquellos temas que la juventud odia de tanto escuchar.
El profesor lleva a todos los alumnos a la milonga, donde por fin se sienten integrados y a gusto.
Que a Bosquenfermo lo echen luego de descubrir que llevo a todo un curso de menores a bailar y se bajaron entre todos cuatro cajas de vino "El Zaragozano" es solo una forma decente de terminar este bodrio. Degradado, el profesor Tangui partirá en tren  a Curuzu Cuatia, donde deberá hacerse cargo de un grupo de muchachos fanáticos del Chamamé. Mientras el tren que lo lleva a Corrientes se va, los alumnos resacosos lo despiden bailando "EL PROFESOR TANGUI" una milonga  firmada por Glubiardi que quiere ser entrañable
"PROFESOR TANGUI, TE ESPERAMOS EN LA PISTA,  CON TUS PASOS RAYADOS Y TU TRAJE, NOS ENSEÑASTE QUE LA VIDA SON CUATRO TANDAS Y A VECES NINGUNA ES DE MILONGA."
 El vestuario en el que se intenta darle aires sicodelicos a los tradicionales trajes y vestidos tangueros,  una abominación. La actuación de los secundarios que no se profesionalizaron, olvidable. Los milongueros de relleno, alumnos de Laganga, un horror. El extra de actuación exagera el drama. Los espectadores llaman al bodrio Doctor Tangui y Mister Ay.
Un verdadero fracaso de taquilla y trabajo.
A fuerza de caprichos y demandas Laganga hundirá los estudios TANGOCHO. Años más tarde, en una de sus típicas salidas dirá "Me voy con mi casa a la luna, donde apreciaran mi arte" prendiendo su casa inconclusa con algunos calentadores de kerosen que lo acribillaran con Borgoña hirviendo y vidrios.
Tendrá tiempo de recitar mientras agoniza una frase de la pelicula.
 "Me dormí en la milonga y cuando desperté estaba la luz blanca y no había tango".
A veces en la pista uno de esos principiantes eternos abre hacia afuera y a contratango como si lo recordara.
Pero es solo de patadura.

miércoles, 30 de enero de 2019

Oficina de reclamaciones milongueras - Por catulo Bernal.

Vamos  ansiosos a Milonga del Oriental porque Corchito Echesortu el que fue durante muchos años profesor titular en las clases previas al bailongo  ha vuelto al plantel. Su historia esta ligada a la extravagancia. Era un profesor competente hasta que los extraterrestres Hercolobusianos lo abdujeron y la modificaron el paso y la enseñanza. Sus alumnos transitaban la pista de tierra apisonada, girando locamente en su estela con  modificaciones gravitacionales que hacían reír a los conocedores.  Durante un tiempo fue un estilo peculiar hasta que se volvió critico. El tango danza evoluciona y los métodos se vuelven a veces tan etéreos que olvidan el esencial y básico modo de conectar cuerpo y energía con el otro. El método Corchito no conectaba ya, ni con el tango. Un día Corchito desapareció.  Se dijo que los alienigenas habían vuelto a buscarlo. Que dormía en un cajero con el malogrado maestro Pancheta. Que estaba en un monasterio milonguero en busca del paso supremo. Tantas cosas!  Ahora Corchito esta de vuelta. Y nosotros, los lusiardianos llegamos para ver la ultima media hora de clase ocupando nuestra acostumbrada mesa bajo el limonero. Las delicias asadas del Uruguayo Pococho y sus ayudantes Hugi y Munin son humo si brasas. El aire aun esta limpio de olores a comida. Con esa particular fragancia mezcla de incertidumbre, ansiedad y esperanza que hay en toda noche de milonga sin estrenar.   Rodeando el poste central cuatro parejas siguen las directivas de un hombre que ha cambiado tanto que no se reconoce. El estilo parece sobrio y las enseñanzas un receptáculo de  sabiduría arcana, difícil de encontrar hoy en las pistas. La voz de Corchito nos llega diferente, reposada y sensata. De tanto en tanto, y como si la cinta del carrete en una vieja maquina de escribir se quedara enganchada, los que estamos en las mesas detectamos en el discurso una incongruencia, un tic, un hacer que contradice todo el corpus.  Será que uno puede cambiar tanto que hasta el cuerpo se le rebela y vuelve a la antigua costumbre.
 Las mesas se van llenando con la modesta milongueridad de primera hora y algunos viejos conocidos que en su momento animaron las pistas y  un día se volvieron Milongueros de familia. Por el terraplén pasa un tren sacudiendo el cartel de la estación "El Oriental" que nunca llegó a hacerse realidad. "Bueno,. Ahora a bailar! dice el hombre que no identificamos aun como Corchito- Ante nuestra mirada  los principiantes intentan encajar la sabiduría tanguera en tres  temas enganchados de Prince. Serán ejercicios de compás?
 La clase termina y antes que podamos siquiera acercarnos a saludar a Corchito el hombre se calza sobre las ropas de enseñanza un conjunto deportivo color verde eléctrico  y subiéndose a una bicicleta se va atravesando rápidamente el jardín que plantó y cuida el jardinero japones Cepito y se pierde al fondo, en la pampa que cada vez va siendo más pequeña.
- Ese fulgor era Corchito? La próxima vez vamos a tener que venir a tomar la clase o la merienda si quieren saludarlo  - Dice el filosofo Pelandrun mientras sopesa la lagrima del cabernet en su copa.
- No es nuestro amigo. Es un viejo conocido. Un personaje menor que en vueltas anteriores de la ronda nos parecía importante - digo. Pensando si no es también una enseñanza la forma en que Corchito se desvistió del habito de profesor y se hizo sombra de la modernidad.
La milonga se anima y la pista se llena. Por donde se fue la bicicleta llega una moto arrastrando una caseta que se estaciona en el parador por donde no hace mucho bajaban los turistas de la milongueridad. El conductor, lleva casco, antiparras aviadoras y una vieja chaqueta de cuero remendada. Levanta una ventana de chapa al costado de la caseta. Enciende dos faroles amarillos que no inquietan la iluminación navideña de leds que baja del poste central en la pista. Planta dos taburetes altos bajo el umbral que ha formado la ventana de chapa  y enciende un cartel luminoso que dice "Oficina de reclamaciones milongueras" Al revés que Corchito se desprende del casco y la chaqueta y lo deja colgado en un perchero aledaño. Abajo lleva un traje gris sencillo.  Se acomoda  la corbata,  se mete dentro de la caseta y mirando la pista con la cabeza pulcra sostenida en sus manos se sienta a esperar detras de la ventanilla.
- Será un nuevo negocio publicitario? - Piton Pipeta castiga el nervio de una milanesa poco hecha. El aceite esta frío como la ronda y la música del loquito Piazzolla.
- Nunca se sabe. Igual no creo que  le venga mucha gente - dice el pibe Pergamino y sale a bailar para quitarse el invierno.
- No te creas. La queja es uno de los combustibles de nuestra sociedad.  La única opción mas o menos democrática que nos han dejado estos gobiernos representativos que cada vez nos representan menos - dice Pelandrun - Van a ver como hacen cola.
Tiene razón. En seguida comienzan a llegar gente que va contando su queja o reclamación al funcionario. El hombre anota todo a mano con pluma de tinta  en un bloc rayado de formularios, lo sella, da una copia carbónica al cliente y luego deposita el original blanco y una copia verde en  cajas donde se lee "Prioritario" o "Común"
En terminar la cena y seguir los movimientos de esta operativa, que nos parece interesante por la extrapolacion, se nos va una hora. En tanto la pista  se ha llenado de gandules que haraganean sin magia llenando el movimiento de exceso sin cadencia.
El lapso de reclamación, según hace notar Pitón Pipeta que es un alma lógica, empieza y termina en un tango. Si el reclamo es breve o si hay una cortina, el funcionario descansa, acomoda los papeles o simplemente hace esperar al siguiente insatisfecho.
Sin saber que se reclama, ni ante quien, el método burocrático del hombre nos parece fascinante.
No sabemos si  el natural decurso de la ronda, la lógica cadencia que las sucesivas tandas imponen sobre los que aun traen el frenesí del exterior o la sensación de levedad satisfecha de los que vuelven a bailar con la copia amarilla en el bolsillo, pero ahora hay armonía.
La oficina de reclamaciones milongueras se vacía. El hombre hace recuento. Dejando a los muchachos al amparo del vino y media fuente de papas fritas con demasiada sal me acerco a la oficina.
Bartebly, Adrian dice la placa identificadora del empleado.
Hasta que no suenan los primeros compases de "Temblando" no me habla.
-Si,  dígame.
-Venia a ... quiero saber.
- Me temo que no puedo ayudarlo. Ese tipo de reparticiones atiende en otro horario y no siempre en un lugar fijo.
-No. Yo quería saber que es esta oficina.
- El cartel es claro. Tiene alguna queja, alguna reclamación de índole milonguera?
-Muchas. Pero ninguna en particular.
- Esas son justamente las que mas recibo. Si me hace el favor de ser más concreto podremos dejarlo asentado y hacerlas llegar ante quien corresponda.
- Eso también es lo que me intriga. Ante quien. Y para que?
-Depende de cada uno. En esta oficina recibo de todo. Hay quejas simple pos el trato dispensado, el suelo y la atención. Y también reclamaciones personales por baile, omisión o intereses creados. Todas las quejas van a un fichero centralizado  y tarde o temprano llegan como designios o intenciones de cambio a quien corresponde. El para qué es un asunto personal y le compete solo al reclamante.
- Y el costo del servicio?
- el costo es variable. Si asignara una tarifa fija  a esta repartición no tendría sentido. Lo que importa aquí es la intención de pago y no el pago en si. Quiere presentar una queja?
Miro al hombre. Miro la pista y luego la pila de papeles en las cajas. Una dice "prioritario" y la otra "Comun" Pienso mi queja y digo.
- Quiero presentar una reclamación por todas las veces que la milonga estafó mis ilusiones. Por esas noches que a priori pensé iban a ser increíbles y terminaron siendo  una inmensa resaca.  Por las tandas  que a mi me parecieron inolvidables y a quien bailaba conmigo solo un trámite. Esta anotando?
- Por triplicado.
- También quiero quejarme por algunos cabeceos ignorados. Y otros que me arrebataron.  Porque varias veces tuve profesores que me enseñaron la técnica, pero no la sabiduría. Y viceversa. Y porque no tuve oportunidad de retribuirle su enseñanza a tipos que nunca me cobraron, pero me enseñaron mejor que algunos otros que creí maestros.
- Esto no es un confesionario. Limítese a la queja y no haga contrición.
- Si. Usted perdone. Quizá la mayor queja que tengo es contra el tiempo y la experiencia. Ahora que llevo tantas tandas encima y puedo presumir de un baile personal y elegante me empiezan a doler las rodillas, Cada tanto tengo palpitaciones y no de la emoción. A la vez la misma experiencia me hace muchas veces ser mecánico en el paso y hermetico en el abrazo.
- Esta no la anoto porque ya llevo una demanda colectiva estandar.  Siga.
- De tanto querer ser se me fueron las ganas por el camino. De tanto reflejar con las palabras la milonga perdí esa alegría infantil que es necesaria para disfrutar. Quiero quejarme contra esos que me la robaron.
- Algo  más? Se vienen los últimos compases.
- Finalmente quiero presentar una queja por todos esos encuentros que creí amor. Por todos esos amores que pudieron haber sido y no vi. Por todos aquellos que se fueron y por esos otros que me hicieron sentir mas solo.
- Esa cae y no cae en la reclamación milonguera. En usted parece que si. Es todo?
-Si. Ya esta.
- Firme aquí por favor. Esta es su copia. Guárdela por cualquier contra-reclamación. Efectivo o intangibles?
- Le sirve esta estampita de San Finito Escabiadin con dos poemas de Maiakovski en lápiz en el reverso y una entrada no usada de "Milonga Canfinflas" que cerró sin inaugurar?  La moneda de la suerte del Milonguero Ponce que nunca le erro al paso?
- Me quedo con la estampita y la entrada. Monedas de la suerte tengo muchas.  Aquí esta  el recibo. Gracias por utilizar nuestros servicios. Buenas noches.
"Temblando" termina. Me vuelvo caminando a la mesa, ligero de aquellas mínimas frustraciones que a veces nos impiden estar en el momento. Un poco después salgo a bailar una tanda que empieza con "El entreriano" con una muchacha que me recuerda a la ex pareja del Tucumano Pastura.
Cuando vuelvo entusiasmado de la pista el funcionario ha cerrado la oficina y tiene otra vez la ropa del camino. Por la ventana trasera de la caseta se ve una inmensa caja con las quejas iluminada por dos focos con la forma de zapatos de baile de mujer y hombre. Cuando comienzan los primeros compases de "tristezas de la calle Corrientes" arranca la motocicleta y se va empequeñeciendo por la distancia hasta que todas las quejas iluminadas por el faro de atrás se hacen solo un destello y se esfuman en la nada.
Como muchas veces suele pasar.

jueves, 17 de enero de 2019

Milonguilandia - el parque de diversiones de los Tangueros

El milonguero se aburre y todavía es temprano para ir a la milonga. Que hacer?
Risas, diversión y sano esparcimiento para el disfrute de toda la pandilla!
Llegó Milonguilandia!
Si, señora, si señor. El parque temático que todos estábamos esperando. Un sin fin de juegos divertidos para que por fin nuestros milongueros  puedan dar rienda suelta a su imaginación y experimentar un día SOLEADO!!!!!!!!!! Sin limite de edad. Sin contra indicaciones. Sin humo ni olores - salvo los propios  - con la garantía de quienes mas saben de diversión Scolazo&timbayfaso Tangoentertaimers. Con la poca seriedad que nos caracteriza.

EL PREDIO:Un magnifico complejo industrial abandonado en la encrucijada numero cincuenta y cuatro entre la urbanización COLERIDGE y el cruce HERENCIA DE LOS CORREA. Una hectárea en donde la naturaleza puja fuerte contra el cemento barato, la chatarra y la cristalización de sueños pisoteados por el capitalismo creando maravillosos paisajes antinaturales. Verde musgo, cabañas de madera hechas con cajones de fruta y todo el aire de un paraje imaginado como un cuento de hadas y construido con dinero falso de Hadas! Paredes mohosas, techos llenos de ausencia para contemplar pedazos de universo. Cráteres  vandálicos y nidos de aves ya extintas que hemos aprovechado para dar a todo el parque su encanto único, acentuado por generaciones de jóvenes y otras sectas satánicas que efectuaban rituales de invocación y apareamiento en las instalaciones. Ven a ver el laberinto de pasos mal explicados en donde hasta el mas curtido pisador de tandas se extravía.! Sube a todo correr - o como puedas - la colina de los cabeceadores lerdos. Mami! Mami! eso es un hobitt? No querido  milonguero pequeñín es Sandor Botija que se ha sacado los tacos franceses! (Chiste aprobado por el consejo de jueces y jurado del buen gusto mesa de principales: Beodes, Sacachanta y Valedos)
Vengan a disfrutar de este fantástico entresacado entre la casualidad y el abandono. Allí donde la jungla impide la acción benéfica del vecino hemos injertado  plástico, pistas  inflables, luces, colores chillones, personajes pintorescos y otros saldos desechados por ferias que han tenido problemas con la ley. Porque creemos que el tango es marginal y la milonga la manifestación de una rebeldía que  propone reconstruir el mundo a pie de pista. Pero después de cambiarse los zapatos.
 DESPEJEN, DESPEJEN QUE HAY MILONGA.

LOS JUEGOS: Según el día Tenemos hasta 15 0 20 magníficos juegos testados por milongueros de todo el mundo que han probado con sus babas al aire nuestras atracciones. Hasta ese juego tan feo que solo atrae a los divorciados, malqueridos y melancólicos con plancha.
Nos acompañan en un paseo virtual? Que sus entusiastas mentes completen lo que el mejor ordenador no podría.

LA MILONGA DEL TERROR.  Pista con Hidrografia y orografia. Horrendos monstruos que gritan "Esta semana no practique" a cada paso, Musicalizadores fantasmas que ponen tandas bipolares sin criterio.
 Eso se puede ver en cualquier parte!
Pero nuestra Milonga del Terror es Única! Un hangar decorado por marginales de la zona donde la pista es una cama elástica extendida sobre el abismo! Prueba a pivotar sobre el vacío mientras intentas mantener el abrazo! Esquiva a los fundadores del paso que desde lo alto te corrigen los saltos con garrotes de gomaespuma. Zigzaguea entre los muñecos inspirados que surgen desde el suelo o manten una caminata en condiciones cuando las mesas llenas de borrachos iracundos se acercan cada vez mas a pie de pista.  Autentico 100 x 100. Emoción y adrenalina a tope!

TIRELE AL FALSO  TANGO V.I.P: una de nuestras más entrañables atracciones, Este juego de puntería con reminiscencias clásicas de exclusión tiene en Milonguilandia su reverso. Porque hemos contratado a  supuestos V.I.P.S que han perdido estatus y andan dando pena por los bailongos para que hagan sus comentarios despectivos en una mesa-balsa que flota sobre un lago de champan sin gas. Si con tus boleadoras hechas con  zapatos de practicas  le aciertas al pin Bomboncito-Bomboncito  toda la mesa se viene abajo y ganas dos entradas para el museo de Las Glorias Milongueras o puedes llevarte uno de nuestros  divertidos peluches tipologias: BONACHON ABRAZERO, MUÑECA EJE DE FERROCARRIL O MAESTRITO PARLANCHIN. Haz nadar  a los falsos V.I.P.S en champan caliente y llevatelos!

EL ESPEJO DE CALAGIL: Inspirado en "El Señor de los Anillos" (pero la película) Una versión futurista de la clásica galería de espejos. Asómate a sus superficies reflectantes y ve el futuro.
Seras el más grande bailarín de todos y tendrás  fama, festivales, dinero y resaca?
Seras la mejor bailarina y los muchachos se dejaran el alma por bailar contigo mientras sueñan con tu amor?
 Serás el organizador mundial o la anfitriona mas mediática?
 Asómate al espejo del hada milonguera y atrévete a ver el futuro desde la megalomania!
El espejo es real. El truco está en tu inconsciente!

LA MONTAÑA RUSA DE LA ELONGACIÓN: Un coloso de metal que se yergue sobre las aspiraciones del modesto milonguero como un gigante que aplasta con su dedo oxidado el mundo. Basándonos en antiguos planos de la inquisición hemos diseñado estos carros exclusivos donde tendrás que sentarte disociado si o si! Asciende trabajosamente hacia las alturas del Ego. Desciende por el abismo "esta mal hecho" mientras suenan las versiones más horrorosas de esos tangos justamente olvidados. 50 metros de altura reales y otros 376 pintados con ilusiones. Porque al llegar a la máxima altura de nuestra  Montaña rusa de la elongación encontraras la catapulta SEMOS LOS MEJORES   que te precipitara directamente al vacío. Pero no te preocupes. Para que la diversión sea completa allí abajo los carros disociados caerán  a la piscina de la ultima tanda, llena de mullidos restos que hemos importado de Milongas vecinas y frenaran el golpazo.
 PORQUE EL TANGO SIEMPRE TE DARÁ OTRA OPORTUNIDAD.

LOS MAREADITOS  FELIPE Y CARMENCITA: Experimenta la confusión absoluta entrando en esta doble simulación de un cerebro humano en el que la absorción de caldos innobles y la adquisición indiscriminada de clases y pasos no entendidos es un compartido horizonte cotidiano hacia la nada. Tangos estridentes que se mezclan provocando una cacofonía insoportable. Pies que siempre están a punto de pisar a compás y horadan el suelo buscando una cama lejana. Una exacerbación de los sentidos acrecida por frituras  de orquestas venidas del más allá. Será como un viaje al interior de la pesadilla. Por algo antes que el comité censor de juegos con buenas practicas le cambiara el nombre este juego se llamaba "LOS DOPADITOS"
Locos riamos por no llorar!

LA PISTA DIABÓLICA DEL DIABLO CACHAFAZ:Un letal disco de vinilo girando a 780 R.P. M  mientras dos varas igualadoras de goma rígida te buscan el cuello o las rodillas. Plataformas distribuidas en el sinistrorso donde cabe holgadamente una pareja de abrazo abierto. Carcajadas a granel para los espectadores del bar cercano donde podrás relajarte comiendo nuestras clásicas empañadas(empanadas pegadas con aliento y repulgadas por mecánicos de mano grande) viendo como se despatarran los valientes queriendo saltar más alto que sus aspiraciones. Un clásico de la diversión, con aroma de arrabal y una flor de esas que escupe agua en la solapa.

EL CARRUSEL DE LA ILUSIÓN: Para los mas ilusitos. El carrusel de la ilusión gira y en sus locas vueltas subido a esta locura de tango que hay en ti soñaras con berretines y berrenchines. Cíclopes Malandras, pitonisas  milongueras , zapatos de charol voladores, genios del giro, duendes de secuencias maravillosa y otras sub-especies fantásticas adornan nuestro estrafalario carrusel que es un escaparate de fantasía en donde a cada vuelta tentamos al destino para que nos devuelva al paso puro y sin defectos pero con la experiencia de mil tandas y la retirada de otras diez mil. Un viaje a la nostalgia en la que apelamos al milonguero infante que alguna vez fuimos. (incluye pañuelo de lino suena mocos y un certificado autentificado de nostalgia)

LOS LEADERCITOS CHOCADORES: que Parque de atracciones no tiene sus autitos chocadores?Nosotros hemos ido mas allá. Si te abrochas a uno de nuestros leadercitos  abrazadores recalcitrantes y completas la pareja  experimentaras el vértigo y la locura del leader irresponsable mientras chocas a toda velocidad contra otras parejitas chocadoras. Siente la torsión, la atomizacion de los huesos de la espalda y comprueba como tus miembros parecen de goma con cada giro chocador del Leadercito. Especialmente recomendado para todos aquellos milonguerosaurios que piensan aun que el hombre baila y la mujer lo tiene que acompañar en todos sus experimentos.
 LEADERCITOS, A CHOCAR!!!!!!!

NINGUNA  TANDA, EL GIRITO SIN FIN, LOS PARACAIDISTAS FANTASMAS  y muchas atracciones más las encontraras en Milonguilandia, la única feria de atracciones para milongueros que buscan hacer actividades extra tandas. Comprando un pac multi-atracciones que incluye el acceso a diez juegos, un chori pan s/chimichurri y un vaso plástico con vino de peña te regalamos un póster de MILONGUILINDO, Nuestra Mascota.
Ven a conocernos. Te esperamos!

AVISO. en la confección de este articulo publicitario no se ha lesionado espiritualmente  a ninguna persona verdadera. Todos nuestros personajes ejemplo son ficticios aunque  responden a tipologias reales fácilmente reconocibles en una milonga normal.

martes, 15 de enero de 2019

La convencion de navideños desganados en Milonga del Oriental - Por Catulo Bernal.


- La navidad cada dia me resulta más insoportable dice  Piton Pipeta hamacándose en su silla de diseño mientras degusta un cóctel de Mamerces hijo en el bar  Roñoso New Roñoso, "establecimiento cultural de bajo presupuesto, pintoresquismo rustico y viandas suculentas regadas con aceites saborizados", según se lee en la "Nueva guía de sitios marginales con posibilidades de aventura" una publicación que informa a los artistas locales, milongueros pudientes  y otros cazadores de antros ávidos de emociones, que dan nueva existencia al bar ahora que los del C.I.M(Consorcio Internacional Milonguero) lo han desahuciado por mugre irrecuperable después de repetidos escándalos como aquel en que  Vieytes y Luconi se trenzaron a golpes contra dos Troilo y Castillo falsos que venían en el tren turístico de la milongueridad al confundirlos con Personajes Disney .
Por los ventanales panorámicos vemos pasar chicos y chicas vestidos como Papa Noel, casi todos con cascos de moto en la mano y la consabida bolsa blanca llena hasta el tope. Pero no con regalos sino con alcohol barato.
  - Martita se pone sentimental de tanto leer los mensajes que les mandan a su programa Romulo. Sueña con "el bazar de los juguetes" que usted pone a cada rato.  Hasta llega a creer en el espiritu navideño y todo - Dice Pitón mientras pincha una papafrita saborizada especialmente por Cristino, el chef.
Porque ademas de Piton, El Indio Martin y  el filosofo Pelandrun tenemos con nosotros a Romulo Papaguachi, el hombre de la radio que ha abandonado la ermita y degusta con ansiedad las incomibles viandas refritadas.
- Sera el espíritu navideño.
- Un espíritu, dice - Diogenes Pelandrun captura una guinda con palillos y se la lleva a la boca. -  Un espíritu es una manifestación fantasmal creada por el inconsciente colectivo para justificar gastos, excesos, malversaciones, errores y otras incapacidades propias. Cuando nadie se hace cargo es mas fácil achacarselo al espíritu. Cuando hay que vender es conveniente apelar al espíritu navideño y el de la tarjeta. Un espíritu puede ser visto en condiciones mentales alteradas como las que se dan por estas fechas. Pero hasta el momento, a pesar de los adelantos tecnológicos y la ansiedad de los cazafantasmas no hay pruebas concluyentes de actividad paranormal en horario comercial. Y menos actividad paranormal navideña.
- Eso porque no tiene familia numerosa. En reuniones con familia numerosa hay siempre sucesos inexplicables. Regalos que vuelan solos y otros milagros que en el resto del año no suceden.
 - Si. Todos quieren creer por calendario. Y harán lo que sea por creer.
- o sea que usted no cree en la navidad.
-  Soy filosofo. No? La navidad es muy linda para comprar, comer y hacer como que todos somos buenos por unos días. Pero no muchachos.  A donde van corriendo  si el año que viene todos vamos a estar mas o menos en el mismo sitio? "En los mismos ríos entramos y no entramos pues somos y no somos los mismos" como diría el compadre Heraclito.
- Martin, su tribu cree?
- hace tiempo que dejamos de ser tribu. Ahora somos corporación. Influencia de la nación Seminola. Creemos en los poderes de las cosas simples y en la existencia de las creaciones complejas.
- Me refería a la navidad.
- Es mas inverosímil  que las historias de zorro, lobo, oso y vizcacha.
Romulo Papaguachi se limpia una mancha de mayonesa que cae  por sus tirantes de color rojo y acota.
- Navidades eran las de antes. Ahora cualquier tirifilo se calza el uniforme del gordo Noel y sale a asustar niños. Fíjense sino todos estos pibes que se ven afuera. Mal vestidos, mal entrazados, con ese disfraz que parece comprado en rebajas y sin las tradicionales botas. Adonde van con esta tormenta?
- No quisiera contradecirlo Romulo, pero afuera hay sol. Son los cristales que los Dioscuros no limpian nunca.
- Eh, que es polarizado natural - saltan  "Los Dioscuros"Castor y Polux Gigena, eficientes camareros a apaga broncas del "Roñoso" las manos ejecutoras de Mamerces padre, cuya única función en el negocio es quejarse y hacer cuentas bajo el mural con motivos milongueros que alguna vez pinto su hijo barman.
- Ah. Pero parece que truena y todo - dice Papaguachi.
- Son los papa noeles que se están subiendo a las motos. Una nueva moda, Ahora seguro darán vueltas a la manzana haciendo ruido. Si por lo menos fuera una protesta laboral!.
- Estos son unos pobres diablos disfrazados y desganados. No sienten los colores como los "Navideños del infierno"  Si nos habremos agarrado a bollos con esos rojos  cuando eramos jóvenes.
- Ustedes. quienes? fanáticos de los reyes magos?
-No. No. que reyes ni que reyes! Los Budas del budín.  Era la época de las bandas callejeras. Nosotros eramos los Budas del budín. Saliamos a cascarnos todos los fines de semana.
- Los budas del budín? - Miro la barriga de Romulo abultando los tirantes, el bigote blanco, la melena despeinada. Le pega mas la imagen de un Papa Noel en horas bajas.
- Si. Repartíamos con honor y alegría. Nos fajabamos sanamente y con códigos. Y después nos íbamos a milonguear. Los rojos navideños eran De Tanturi, a diferencia de los caños zurdos, que seguían todos a Pugliese. Por eso no nos juntábamos nunca en los bailongos. Tuvimos nuestros momento de gloria con los budas. Pero paso un caso.
- Que pasó Romulo? Cuente, cuente.
- Elegimos mal la orquesta.
- Darienzo? Troilo?
- No. Guerducherlo.
- Quien?
- Tengan en cuenta que en aquella época salían músicos y orquestas bailables a patadas. Y nosotros nos hicimos fans de Guerducherlo.
- Pero que tangos tocaban?
- Tangos saltaditos. Recias composiciones de la dupla de violinistas Falbrian-Escote. Estrenaron en el Armenonville grandes éxitos como "Luna de Cabaret" ""El garraman" y nuestro himno el gran hit "Budas con budines bailan mal con pibas rubias"
- Raro para un tango, no?
-Y... eramos rebeldes. Después la orquesta  se fundió y no toco más. No se si habrá grabaciones. Busque y busque pero no encontré nada. Una pena. Tenían potencial. Si hubieran  trascendido ya iban a bailar esas cosas flojas de "La noche que te fuiste" con esos compases optimistas del final que afean  haciendo optimista el dolor del tipo y "Hoy recibí una cartita tuya" en las milongas. Tangos saltaditos. Eso hace falta.
- Al tango le falta rocanrol.
 - Y el cantante era buenísimo. Atilio Cangrela  "Manguito"  Pero se dio a la bebida y a las drogas. Termino mal.
- Como "Tanguito" el creador de la Balsa?
- No se quien es ese. "Manguito" Cangrela era un personaje. Le decían así porque siempre estaba pidiendo plata para comer. Che, no tenes un manguito para un sanguche? decia. Y después se lo gastaba en drogas y en milonga. Che,, no me prestas los zapatitos para bailar tres tangos? me salio un laburito.  Y después cuando se los pedías te decia; Uy, me los olvide en Córdoba. Pobre pibe.
Anda a saber si no los vendía para comprar merca.
-  Ahí tiene material para sus escritos, Catulo - dice Piton.
- Si, si. Lo estoy anotando para que no se pierda el testimonio. Pero, que paso con su banda de rebeldes, Romulo?
-No era mía. Todos eramos iguales, como los integrantes de la "Hermandad de la costa"
- Hermandad de la Costa, otra banda?
- No, no. Habla de los piratas. Pero de los de verdad.
- Si, Gracias Catulo. Después de la disolución de la orquesta fuimos dando vueltas de acá para allá, Abandonamos la tradicional blusa budista y nos trajeamos sin juntarnos con otras bandas. Íbamos sin dueños como Ronins, normales a milonguear.  Y de pronto pasó el tiempo de las peleas callejeras. Esas gloriosas grescas en las que llegaron a juntarse hasta doscientos  tipos de diferentes bandas defendiendo los colores de su orquesta decayeron. Despues, sencillamente desaparecimos. Nos pasaron por encima  las obligaciones, el matrimonio y otros males menores de la existencia.
- No llore Romulo.
- Tome un poco de vino.
- Gracias muchachos.  Me trague un cigarro con la milanesa.
- Y no queda ninguno?
- Los bebes Evangelistas de Rodriguez, Las cuchilleras de Canaro, Las viudas de Moran. Todos se han perdido.  A veces me junto con Otilio Guillermin, el único Buda que permanece y nos emborrachamos tarareando "Budas con Budines bailan mal con pibas rubias, fruta abrillantada por besos de cabernet" Esos eran tangos, carajo!
Afuera los pibes dan vueltas y mas vueltas con sus motos y sis disfraces baratos de Papa Noel. Vueltas sin sentido. Haciendo ruido para nada y sin llegar a ningún lado. Romulo se toma de un trago el vaso mellado lleno de cabernet.
- Yo les voy a enseñar a estos payasos lo que es una buena pelea. Budas con Budines! -  grita  y sale afuera.
 Tropieza en el escalón y se cae.
Salimos a auxiliarlo. Se duele del golpe tocándose el costado. Mientras Diogenes Pelandrun va a buscar su tangomovil y El Indio revisa las alforjas de Corsini para ver si hay alguna untura Romulo grita de dolor y rabia .
La convención de navideños desganados nos ignora. Siguen dando vueltas. Haciendo ruido sin finalidad hasta que se les agote el combustible o el alcohol.
Contradiciendo a Heraclito y bañándose siempre en el mismo río.

sábado, 29 de diciembre de 2018

Un paso nuevo - tercer premio certamen literario Milonga del Angel


UN PASO NUEVO
-Van a hacer un paso nuevo! Un paso nuevo en la milonga de Alcides y Corita!
-Si. La nueva tendencia. La nueva coreografía. El nuevo estilo. Hace quinientos años que bailamos los mismos remezclados. Qué paso nuevo?
-Ustedes no lo entienden. Van a hacer un paso nuevo. No una secuencia ni una interpretación. Un paso nuevo, recién sacado de los cromos.
-Mirá Bandola. Lo de Alcides&Corita queda lejos. Después tengo que hacer transbordo para llegar a casa. Y mañana a las 7 ya tengo que estar arriba.
-Pero Casatta! Te vas a perder la oportunidad de asistir al nacimiento de un mito? Los chicos no dejan subir ni los ensayos!
-Que chicos? – apunto el piba Hamacadita.
-Pantaluzzi-Ragalda.
-Y esos quienes son?
-Pantaluzzi-Ragalda Ignorante! Los flamantes campeones inter-galácticos de este año.
-Inter-galácticos dice? Si esos no salieron nunca del sistema solar!
-Inter-galácticos. Te lo digo yo que voy a todos los tango-siderales. Casi gana la pareja de Igantir, pero les falto sentimiento en la segunda cabeza.
-Lógico. Los Brusianos abrazaran mejor a ocho brazos y los de Clutosia no tiene igual siguiendo el contrabajo con las patas traseras y el violín con las delanteras. Pero querido...Que vas a comparar? El sentimiento que le ponemos nosotros no lo pone nadie – apunto Hamacadita.
-No lo sienten. No.
-Y van a hacer un paso nuevo?
-Si. Vamos a milonguear que estara lleno! Y tienen promoción de empanadas a 600 Puglieses. Con un Blister comemos todos.
-No se. No se. El chip de vino tinto que tienen me da resaca.
-Pero el deshidratado de champagne es bueno. Con tres sobres estamos pepito.
El caso es que me deje convencer por Bandola y luego de hacer transbordo con mi humilde rastrojera espacial pagando triple peaje en dos agujeros negros llegamos con los simuladores-vestuario Arolitas colgados en el hombro al asteroide Ostentosa donde se milonguea cada sábado desde que se mudaron del planeta Gurb por problemas con vecinos. El espaciopuerto estaba lleno de naves particulares y Tangocios comerciales vendiendo modas y estilos. Aun así entramos bastante rápido, a pesar de las aglomeraciones en las puertas. Hay mucho vivo que no quiere pagar y grita “Vos sabes quien soy yo?” a los vigilantes robots. Ocupamos la ultima mesa fija al nivel del suelo. Quedaban mesas -2G sobrevolando la pista y siguiendo a los mejores bailarines que a pista llena se afanaban destacando en una indefendible versión de “El Tango es el tango”Será que soy tradicionalista y me gusta apreciar el movimiento de la ronda sin que se mueva la mesa.
-Esto es horrible! Quien musicapifia? Pregunto Hamacadita.
-Una gárgola nueva. La Pebete Chirrino. Su conjunción de bandoneones Troilianos con piano Di Sarli y violines Zíngaros le sale bien. Pero esto...
-Y... No hay que abusar de la guardia nueva. Ni del cromosanto.Pedimos dos blister de empanadas y un copón con gelatina de fernet, que nos trajeron en un bonito esfumante. Y después para bajar el pastillazo gastronómico nos fuimos a bailar sentando en las mesas los simuladores Arolitas, que ya cabeceaban anticipadamente a las muchachas por nosotros para las tandas subsiguientes.Sinceramente no baile bien. No se si era el ambiente, los giratrompos de la pista, la ansiedad que se vivía en la sala esperando la coreografía o una de las cejas irisadas de mi compañera, obstinada en marcar el compás sobre mi ojo derecho. Con otras parejas no me fue mejor. Hacia mucho calor y algún ictedista se derretía sobre el suelo para adelantar en la ronda sin que los reguladores del parquet santo llegaran a entalcar la mancha.El tema de conversación era el nuevo paso y la horrible música que acompañaba las frituras. Después de cinco aburridas tandas de Tanturi-Vargas con los instrumentos sincretinos de los Petisos Biaggis, el Gordo Alcides salio a la pista con el alma de Corita en un contenedor canyengue y su tradicional traje de diez pinzas y leds silábicos. Luego de largos agradecimientos con listado desplegable de milongas en el cuadrante G.7 de la vía láctea, nuestro humilde hogar, dieron paso a los artistas.Avanzaron al centro. Ella nimbada en un semitransparente polvo lunar para enamorar. El, sobrio en su tatuado alterno modelo Chichomboli.La sala entera en su inmenso kilómetro aumentado por los tangorámicos estaba en vilo aguantando el aliento o lo que fuera.Sonaron los primeros compases. Una versión de “ojos negros” masterizada en viento de asteroides. Con gracia llegaron a encontrarse al centro y si había una zancada diferente no la aprecie. La salida usual en cinco amagues rotatorios y ya estaban caminando con el virtuosismo normal.
Sin embargo había algo. Un pulso, una forma que no era usual y que no podría describir.
Ahí esta! Ahí esta” gritaba Bandola en cada secuencia. Y el Piba Hamacadita retrucaba. “No. No. Eso lo hacen desde hace mucho”.
Era cierto. Lo que veíamos llevaba años y años de esfuerzo y trabajo, una enciclopedia de técnica y postura. Tenia el sentimiento del bandoneon huérfano de la luna perdida, la belleza del adorno de las sílfides hielo de Titan en su empeine de fuga y la delicadeza perfecta del samurái cristal cruzando a detenerse en sus pistas de niebla.
Pero no era nuevo.
Me deje llevar, como tantas exhibiciones que uno quiere completar con su entusiasmo aunque el asombro no venia. Toda la sala estaba pendiente del paso nuevo, esperando. Y eso nos impedía disfrutar de la coreografía.
Y entonces todo cambió. Bailaban, Lo juro por mi camiseta de la tango maratón del día Plutoniano con sus 158 horas, con viejos zapatos siglo veinte sin servomecanismo optimizado. Al siguiente instante la variación se volvió vertiginosa y en un imposible movimiento doble Pantaluzzi-Ragalda quebraron las tres dimensiones y se desplazaron por los trinos de violín en una vertical que no caía, sino que se elevaba como el alma de muchos concurrentes conocedores.
Subieron sobre sus pasos abriendo otro presente solo con la voluntad de sus cuerpos y su abrazo como si bailaran en el centro y en el diámetro de un circulo infinito.
Colores en la música. Un giro que produjo un destello y la frase “me muero por vos” al oído. La espalda de alguien muy querido que se aleja sin saludar sabiendo que será su ultima tanda. El primer zapato, roto de noches. Todas las milongas que se tragó el tiempo. Una pista resquebrajada donde aun baila una pareja desafiando dos soles moribundos y la negrura.
Todo eso vi.
  • Pero el final, no. Estaba lagrimeando.
    Salte a aplaudir con entusiasmo, quebrando el silencio junto a todos los símiles de mi vestuario portátil. Muchos se sumaron también en ovación modesta aunque la mayoría siguió esperando.
    Rotos por el esfuerzo se fueron los bailarines vacíos de fervor.
    La milonga siguió como si nada. Los figuras y muchos envidiosos salieron enseguida a mejorar lo visto. Con zapatos robots cualquier payaso es virtuoso.
    No bailé más. Muchos chips de vino mas tarde nos fuimos, confundiéndonos con un grupo de profesores que revisaban en sus maquinas la configuración matemática del paso nuevo para copiarlo y difundirlo cuando llegaran a sus academias, despojándolo de toda su magia.
    Algo genuino y nuevo. Una transformación de energía ayer inexistente. Un poco de tiempo singular, vulnerando el espacio en imposible movimiento.
    Llegue hasta la nave rastrojero casi temblando
  • -Lo vieron muchachos.? Valió la pena -dijo Bandola tímidamente
  • - Si. Si. Muy bueno, dijo Hamacadita - Pero que quieren que les diga! Campeones de la galaxia. Y hacen el cierre de espaldas al publico!
  • No lo deje subir.
  • Todavía debe estar haciendo autoestop entre asteroides.

lunes, 3 de diciembre de 2018

el clasificador de milongueridad del Profesor Rabando - Una entrevista de Enriquito Sacamerdi

Suena el teléfono en la oscura redacción de Lusiardo Tango.Club. Puan Hiriart, el invisible jefe del loquero periodístico compartido con la peluquería, coiffeurs y complementos del profesor Maradona insiste en detalles de periódico gráfico: Teletipos, fax, un teléfono de disco con candado y el periodista de guardia que siempre soy yo. Al sonar el aparato hace salta mi placa identificadora con mi nuevo nombre: Henry Sacmer. Descuelgo.
-No. Te digo que no. No mamá. Me he comido toda la vida las bromas de los demás por culpa del abuelo que se anotó como Sacamerdi al bajar del barco. No. Es irrevocable, ahora soy Sacmer.
Me cuelga llorando. Un segundo después vuelve a sonar el teléfono. Pensé que era mi padre, amenazando con desheredarme. En su lugar  la metálica voz de Hiriarte dice:  "Tiene que entrevistar a un coso que invento algo para el bien de la milongueridad. El profesor Rabando lo espera en el Bar-café argentino Masita Fina a las diez. No falte" Son las nueve y media. Identifico por el goomaps el lugar constatando que tardare en llegar 25 minutos en el triciclo eléctrico que me destinaron por transporte.
A veces pienso que hacen lo posible para echarme y darle mi trabajo a algún becario.
El triciclo se  queda sin batería cinco calles antes de llegar así que pedaleo. Llego sin hálito a las 10.01 soltando el triciclo al lado del tipo mas estrafalario, que sin duda es mi entrevistado y observo el lugar.
El Bar-café argentino Masita fina tiene mesas de chapas.  Cuando algún cliente llega se sienta al lado de un soporte circular y depende de lo que pida le traen la mesa asadera de verdad, recién sacada del horno panadero con la vianda en forma de croissants, medialunas o pasteles encima de papel de horno. Las tazas y pocillos son jarros esmaltados y no falta el exiliado  chauvinista que se pida mate y pava para acompañar las tortas negras o los cañoncitos de dulce de leche espolvoreando a sus vecinos con azúcar glace. Espero que esta nueva forma de resaltar la frescura del producto no se ponga de moda o andaremos con las manos pegoteadas por pasteles ajenos. Pido un jarro de mate cosido con un chorro de leche tipo espuma y observo a quien sera mi interlocutor.
El profesor Rabando tiene en su mesa asadera un familiar de matambre en pan galleta criolla y un vaso de vino con soda, los pelos alborotados con  migas y una corbata mantel desplegable que pronto estará llena de almíbar. Lleva un parche  plástico color naranja con un cristal fino en verde. "Industrias Rabando" se lee en el costado. No me da tiempo a preguntar.
Parece ansioso por mostrarme su sabiduría.
- Si. Este es el prototipo para calle de mi grandioso invento - dice con los ojos brillantes de emoción.
- Disculpe mi ignorancia  como diría George Borges Bernard Show, pero apenas he tenido tiempo de pedalear hasta aquí sin despeinarme y no tengo un aplicación que me descargue la información directamente al cerebro. Mi jefe dice que invento algo para beneficio de la milongueridad. Ilustreme.
- En resumen es un Pendorcho clasificador de milongueridad, adecuado para llevar a cualquier milonga y así ahorrarse malos tragos, maltratos, desaires y forcejeos.
- Ah. Y es eso que usted lleva.
-Esta es la versión simple para llevar en horas no milongueras. El pendorcho original tiene la forma de gafas del tipo Plastic-Man o si me apura Ultra-siete cuando le estaban dando pal pelo y se ponía las gafas para invocar a su dinosaurio. Aunque estoy pensando en adoptar esta forma monóculo, así es mas fácil de llevar en las milongas. Por supuesto del lado opuesto al cachete compartido si tenemos el abrazo cerrado.
- Veo que usted es milonguero-milonguero. No como otras personas a las que me ha tocado entrevistar y que se ponen la capa del tango  para hacer negocios. Pero dígame como funciona su invento?
- Tiene un clasificador de milongueridad incorporado y cargado a un microprocesador que despliega en el cristal-pantalla el tipo de milongueridad   con solo detectarlo.
- Como los ojitos de Terminator?
- No se quien es ese. Yo  diría mejor como el ojo bionico del hombre Nuclear, también conocido como el hombre de un millon de dolares. 
- Y entonces?
- Mi clasificador discrimina por el movimiento, el tipo de abrazo, la postura, el vestuario, la fragancia, el olor corporal y las actitudes. Basandose en un nomenclador propio es capaz incluso de recomendar las mejores combinaciones o los más adecuados cruces entre los presentes y el portador del pendorcho. 
- O sea que clasifica entre buen bailarín, mal bailarín, bailarín medio y bailarín adecuado para usted según sea su nivel?
-No. Eso es grado de aptitud del bailarín, pero no necesariamente de milongueridad. Como tantos negadores de la genialidad usted hace una simplificación burda de mi ingenio. Mi nomenclador Flipper va mucho más allá.
-Nomenclador Flipper?
-Si Como verá soy un fanático de viejas series de televisión en blanco y negro. Le puse Flipper en honor al delfín de la serie y porque suelo bailar a los saltos. Una concesión a mi  radiosa mente.
Total normalidad. Otro de esos chiflados retro con locura acumulada.
- Y dice que su clasificador puede discriminar según como se mueve alguien en la pista o aledaños y sugerir con quien le conviene bailar?
-Si. No es genial? Detecta el grado de milongueridad compatible con el suyo y también el mas conveniente en función de su estado físico y de animo para bailar tal o cual orquesta. Y le aconseja que pareja le permitirá desplegar toda su potencial en la tanda que comienza.  
- O sea que este tipo de clasificación Lombrosiana permitirá optimizar los bailes y las tandas corrigiendo por afinidad las diferencias y maximizando el placer en la milonga?
Se le cae como un hilo de baba. El mismo que parece gotear de sus ojos.
-Si... Cuando mi invento se haga popular seré reconocido como el hombre que salvo la milonga del fracaso.
-  Pero como funciona su clasificador para sugerirle pareja? Es necesario que baile algún tanguito para que pueda especificar que clase de bailarín o milongueridad tiene? 
- No entiendo lo que dice.
-Si. No tiene una primera función que establezca la categoría de baile del que lo usa basándose en su baile de primeras tandas? Porque si conecta  el artilugio en su casa, bailando solo también tendrá una apreciación errónea o imprecisa de su milongueridad. Me imagino.
Hay un silencio incomodo solo interrumpido por un hambriento que tira la bandeja-asadera por no esperar a que se enfrié la pastafrolla. 
- Eh. No...Comprenda que mis gafas clasificadoras prestan un servicio. Yo en todo momento tuve presente las frustraciones del milonguero, su pesar cuando no le sale un paso.  Quise evitar crisis personales. En la configuración de fabrica  las gafas lo sitúan por defecto como un milonguero capaz y solvente. 
- Me esta diciendo que las gafas lo juzgan a priori como un milonguero bueno sin haberlo visto bailar?
- No les hace falta. Para que? Usted sabe que los que bailan tienen un alto concepto de si mismos. Si no no habría tantos profesores espontáneos.
- En eso lleva algo de razón.
 - Aparte en la percepción personal de milongueridad uno siempre es el mejor. Si uno no se siente el mejor para que va a la pista? Mis gafas son un placebo útil para curar la baja estima.
- O la falta de clases y la pedantería. Y no piensa que eso es un inconveniente a la hora de sugerirle parejas?
- Inconveniente por que? El software inteligente detecta en muy poco tiempo su pareja ideal.
- Cuanto es muy poco tiempo?
- 17 segundos.  Infalible.
- Y si las cabeceen antes?
- Bueno usted también! Es un pendorcho para facilitarle las cosas milongueras no para solucionarle la vida. Me esta poniendo nervioso!
- Usted disculpe. Pasemos a otro tema. Dice que su clasificador tiene muchas categorías. Podría especificar esas categorías?
- Hombres de poca fe. Tenemos por ejemplo al Milonguero Wilbur,  así llamado por el dueño de Mister Ed, el caballo que habla.  El Wilbur es un bailarín dotado para molestar en todo tipo de milongas incluidas en la categoría "Dimensión desconocida” un escalafón por debajo del milonguero “Rin Tin Tin"   y por encima del "Increíble Hulk". Cuando la milonga esta bien de gente y la partición entre hombres y mujeres es la justa, un Wilbur baila un promedio de cuatro o cinco tandas y si hay Morticias – su equivalente femenino – el Wilbur es aceptado y baila bien. En una milonga  "Bonanza" con mayor afluencia de mujeres que de hombres, en la que además hay muy pocos o casi ningún milonguero Hombre Nuclear  y un Joe90 (por cache, lo que es además muy raro ) con bastantes milongueras Lassie, el Wilbur sobresale. Ahora  si la cantidad de milongueras Luciles Balls es mucha, el pobre Wilbur queda relegado a la barra y a la confidencia en mesa, junto a otro Wilbur, En ese caso hasta las chicas Morticias  prefieren Sachwatchs o  bailar entre ellas a ser pisoteadas o maltratadas por los pasos bruscos de los Wilbur. Menos mal que siempre hay milongueras "Laura Ingals"
- No quiero parecer presuntuoso o engreído, pero su invento ademas discrimina por edades. La milongueridad joven no entenderá un corno de su clasificador. Su tarjet o quien pueda comprar su invento tendría que tener mínimo 45 años para usarlo. 
- Pero no es esa la edad para gastarse el dinero en mejorar su vida? Entienda que el pibe joven no va a gastar un céntimo  en mi pendorcho. Prefiere gastárselo en vino barato, cerveza,  drogas o Dios nos libre Internet.  Pero comprendo que a los ojos profanos exista cierta dificultad con un invento tan sofisticado en las milongas modernas.  Para el que no es milonguero curtido se necesitan claves. Suerte que aparte de inventor soy una lumbrera en el mundo del marketing.  Si mi invento se populariza planeo vender un pack de gafas, monóculo y mi libro recien editado por editorial El Croto "Mis series preferidas de los años del blanco y negro" como manual de uso.
- Perdone. No sera mejor adaptar el clasificador a la milonga actual con categorías mas modernas?
- Eh. No. A mi me gusta así
-No grite. por favor.
- Que quiere que le ponga Chabon, reguetero, perrorista, tanguiflauta, miloojotials  y todas esas aberraciones linguisticas? Yo no soy sociólogo ni spicologo. Soy un genio.
Hay otro silencio incomodo. Estoy sentado con un demente que por añadidura es cabezón. Spicologo?
-Entonces, basándome en lo que yo recuerdo de las series un Wilbur seria un tipo con milongueridad medio mala, un Rin Tin Tin un bailarín creído y un poco oloroso El increible Hulk un ...  lo siento, me perdí.
-No, No. No. Estoy rodeado de Imbéciles! Dame fuerzas Mein Fiu!!!!!!!
- Cálmese. Cálmese. Coma un vigilante.
- Yo no voy a rehacer el software de un  invento  tan avanzado solo porque el primer periodista que  venga no lo entienda. Yo soy un sabio. Si los otros no lo entienden así es su problema. 
- Hágame caso. Póngale nombres simples: Maleta, Mamerto, Muy-Muy. Trompito facherin,  Viejo choto, Vieja piola. Uuupa, 5000cache,Tremender, Torneo mundial, Geraldine. Dios del Tango.  Cromo roto. Sin meniscos. Sin cara. Por decirle algo.

El profesor Rabando me tira el monóculo  y se pone a gritar.
-. Yo no voy a soportar esta indignidad. Soy un profesional! Apache! Manolito Montoya!
Antes que pueda hacer algo el tipo se sube a mi triciclo que milagrosamente arranca y se va lanzando escupitajos en la via publica. 
Para ser mi primera nota firmada como Sacmer es un exito.  Mi detector de farsantes ha funcionado. Y sin pilas. 
En la pantalla del monóculo figura aun mi clasificación. Lo piso por cualquier cosa.
Me termino el familiar de matambre manchado con dulce y pido una Caña Legui en vaso ancho.
Lastima el triciclo.  
Que pesado es el pasado!