jueves, 12 de noviembre de 2015

LAS TIENDAS LUSIARDO TANGO CLUB - UNA ESTAFA DESCUBIERTA

Como muchos sabrán hemos migrado el blog, expandiéndonos en un dominio propio tal es la razón por la que La bata de Lusiardo Tango Club ahora es Lusiardo  Tango club. Y en el traslado virtual también hemos mudado el trasterito donde publicabamos  a una locacion mayor en los altos de un caserón antiguo que compartimos con la peluquería del profesor Maradona. Entiendase, con las tabletas puede publicarse en cualquier lado, pero la inspiración necesita un lugar amable y familiar donde haya influencia de musas y mentores.  Luego de la fiesta de inauguración, con viandas traídas y suministradas por la barra de la "Milonga del Oriental"  y algunos sanguchitos de miga caseros, mas miga que embutidos, nos dimos cuenta que entre los recuerdos sentimentales había  una caja de antiguas existencias de material de "La Bata Marketing", que solíamos vender en nuestras dos tiendas físicas, una en el desierto de Mojave, que llevaba un tal Abdelasis Casale y la problematica tienda del Inpenetrable Paraguayo, llevada por un sujeto impresentable, el Tucumano Pastura, que con malos modos ahuyentaba a los pocos clientes y les aconsejaba gangas  mal terminadas que el mismo  y su mujer manufacturaban a nuestras espaldas. Esas tiendas, cerradas ya, una mala inversión de especuladores y agiotistas se transformaron en un carrito ambulante, una simpática chatita fileteada que se apostaba a la puertas de las milongas y en simpático pregón al grito de "Pilchitas, cositas  milongueritas, teengo" ofertaba nuestros productos. El mismísimo Pitón Pipeta se enfundaba enlatienda de la bata su personaje, el Polainito y así vendía llamativa e improductivamente los productos estrellas: los muñequitos de los titanes de la milonga, Tirantes, Zapatos eléctricos, y la primera generación de gadgets para resolver la vida del milonguero de a pie que se vendían mas como souvenirs que otra cosa. De aquellos primitivos tiempos pasamos a la venta online, donde se suministraban directamente al comprador, en la mano de nuestros amigos Vieytes y Luconi, servicios Milongueros.  Por eso nos llamo la atención el envío de la Fabrica "Toscanitos" tuviera su destinatario en la selva Paraguaya. Y mas nos llamó la atención la fecha de la expedición, solo dos semana atrás.  Disipados los humores de la inauguración decidimos investigar y haciendo varias llamadas nos dimos con la amarga verdad: La tienda del impenetrable no esta cerrada, según don Casulo, un vecino con teléfono fijo, sino que según parece se ha transformado en un lugar de peregrinación para algunos milongueros con estilo que compran cualquier cosa.  Según cuenta don Casulo les venden pantalones, camisas, trajes  confeccionados con materiales pésimos y mano de obra esclava y hasta  ofrecen clases a precio de oro por Bailarines tan malos que justifican los agravios de gentes tan insoportables como nuestros antiguos enemigos de la "Compañia del a Virtud", para quienes el tango todavía no ha sido aprobado por el vaticano. Buscando en la red, por la dirección, dimos con el teléfono de nuestra tienda, que ahora parece llamarse "Lusiardo Desings, Milongueros chis" por lo que la burda malversacion llegaba hasta el nombre. En la cúspide de la ira decidimos hacer un pedido y llamando, con la voz impostada de un Ignacio Corsini comprobamos que el mismísimo Tucumano Pastura, rufián y aprovechador como pocos seguía al mando, arruinando el buen nombre y reputación de este blog que intenta ser fiel a sus principios. Así que luego de colgar decidimos hacernos una visitita a ese nido de farsantes, acompañados por El Indio, Pitón Pipeta y la pesada conformada por los mismísimos Vieytes y Luconi para ajustarle los dientes con una mandolina cocinera al indigno ex-socio que siempre, siempre se aprovechó de nuestra buena fe, llegando a decirnos que un cargamento entero de existencias se perdió cuando la tormenta arrastró el carguero navío a las profundidades del cabo de buena esperanza y abusando de nuestra buena fe esta vendiendo ahora adminículos de la peor calidad...(continuará).


No hay comentarios: