sábado, 8 de febrero de 2014

Naldo Buseca, el campeon del básico

Todos los muchachos de entonces crecimos e hicimos nuestras armas en el tango con el viejo y menospreciado basico de ocho. No repetire aqui como se hace, para no quitarle su rol y funcion a los maestros. Solo diré que en aquellas primigenias clases, si no sabias el basico de ocho, con cruce y cierre no podias empezar a bailar. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: las nuevas generaciones bailan regidas por el básico de ocho?. Pocos hay que cruzan hoy en dia. O no se enseña o los alumnos, urgidos por la urgencia del inmediato quieren aprender lo que se llama usualmente figuras. Una figura esta compuesta de muchas otras intercomunicadas e interrelacionadas. Hay quien abusa de las secuencias y por cumplirlas escrupulosamente choca con el semejante en la pista o frustrado reinicia la secuencia hasta que le sale. Eso no es bailar. Es solo tratar de compatibilizar una secuencia con la musica. Pero no es escuchar esa música. En esto hay casos extremo como el de Filiberto Carenciani que solia soltar nueve o diez figuras por tango dejando mareada, exhausta y atribulada a la pareja o el caso de Mariquena Torregrosa, que ignoraba todo abrazo y soltaba piernas y adornos sin importarle lo que estaba haciendo su pareja. Muy comentado fue el caso de Titino Robles, un estudioso del tango que dedico años de su vida a coreografiar casi todos los tangos que se ponian en la milonga, compilandolos en un manual de 900 páginas que tuvo la osadia de editar bajo el titulo de "los 300 mejores tangos con su coreografia".  Y aunque no hubo muchos que lo compraron, tampoco hubo quien aprendiera gran cosa, porque: 1- Titino era un pesimo coreografo, 2 -  Coreografio todos los tangos que nunca se bailan en la milonga, como los de Gardel o los de Piazzola. Error garrafal, pero no del todo infrecuente, teniendo en cuenta la cantidad de personas que tienen estatus de grandes  milongueros maestros  y no van jamás a una milonga. Pero si vamos a hablar de un caso extremo conviene que nos vayamos acercando a Naldo Buseca, un fanático del basico. Naldo perfecciono durante años el básico hasta el punto de hacerlo perfecto. Tenia en su casa un metronomo y un metro que le servian para medir la zancada, la pisada a compas, el peso que debia ejercer sobre el suelo para que saliera bien, la temperatura del abrazo, el angulo optimo de la mirada, la cantidad de aire adecuada para llegar al cruce, el impulso necesario para cerrar o abrir y la presion-tension justa para que todo saliera tal y como queria. " Si uno domina el básico tiene el tango agarrado por las pestañas" solia decir este utopista del esquema. Verlo bailar era un placer, los primeros cinco minutos. Como Naldo no hacia otra cosa que el básico a los dos tangos era insoportable . Ademas en su perfecto esquema no habia previsto los cambios de frente y las contingencias de la ronda, como ser todos los demás bailarines, por lo que frecuentemente era interrumpido o interrumpia a alguien en la pista. Y como el hombre era un maniatico del control en vez de retomar donde lo habian interrumpido volvia a empezar toda la secuencia. Los Hermanitos Villar, aliados con Dina Saragua y Mercedes Mobi, de temperamento jocoso y hasta burlon, se cruzaban en su camino solo para intentar descentrarlo del básico.
Al final, maniatado por su perfecto esquema de ocho pasos, incomprendido por quienes se dedicaban a girar y girar haciendo ganchos y sacadas sin control e ignorado por los que simplemente caminaban la pista Naldo se vio marginado, yendo a las milongas solo para sentarse a tomar vinos y criticar a los que bailaban, comportamiento que no es del todo ajeno para un sector de la fauna milonguera y que tambien está de moda.
 La vida señores, es movimiento y gracia. Quien no comprende que hay que caminarla con orgullo, cambiando de frente y dando giros, a veces forzados, pero con elegancia, puede verla pasar esperando que sus comentarios cambien alguna cosa, sentado y casi adormecido por un sueño de vino, hasta que la botella  esta vacia y la existencia agotada.

No hay comentarios: