viernes, 12 de abril de 2013

tres esperanzas

TRES ESPERANZAS


Como el tango referiremos el increíble caso de tres proyectos, tres vidas milongueras que no solo se truncaron, sino que en el profundo corte que derivo de aquel truncamiento crecieron brotes verdes y plantas parásitas.
Solomon Grunge.
Nacido del suburbio, sin mas estudios que cuatro revistas de mecánica popular y tres tomos del "Lo sé todo", se abrió camino sin mas fe que su esperanza. No tuvo otro maestro que la observacion, un poco estrábica de los movimientos de los milongueros y milongueras. Llegó a dilucidar el mecanismo que hacia posible la danza radiografiando de arriba a abajo la postura, los pasos, la posición de las manos y el comportamiento del aire al desplazarse en un giro o en una sacada. Luego de una profunda meditacion y de encerrarse tres años para dilucidar lo que había aprendido con la experiencia empírica  internalizó su saber y lo aplicó a una teoría propia del paso milonguero en la que desarrolló estadísticas y  procedimientos para bailar un tango con la máxima espectacularidad y el mínimo ahorro de energía. Reapareció por la milonga con el porte de un rey zulú. Saco a bailar a quien consideró la milonguera mas experta y mas grácil.
Desgraciadamente algo en sus cálculos no termino de cuajar, dotando a su danza de un "si es no es" cumbiero. Quiso corregir esa desviación pero la milonguera no le dio opción, yéndose a sentar con grave disgusto. En aquel tiempo se lo conoció como el maraquero de un tango, pues no llegaba a bailar mas en todas las milongas a las que fue.
Hoy aplica sus saber en la rotación de la garrapiñada, en un carrito que le da sustento.

Yamila Marquesani (la duquesa de los ganchitos). Porte majestuoso, altura, distinción, elongacion, desapego y apasionamiento. Quienes la vieron crecer como milonguera referían que verla bailar era como asistir a la encarnación de un milagro de soltura y gracia. A su paso los muchachos suspiraban y las muchachas palidecian tragándose a partes iguales rabia y rencor al ver la perfección a la que nunca podían llegar. Una noche la pareja conformada por Carla Picusiu y Danilo Garda, apodados los payasos de la acrobacia por su detestable propensión a la coreografia en areas centrales le propinaron (ambos) un puntazo en medio de la pantorrilla. Esto ocasiono que a Yamila le quedara un tic que le compelía a hacer una volea media alta cada diez segundos.la vida no le brindo revancha. Murió en el campo, alcanzada por el disparo de un cazador que confundió su pierna mala con una avutarda.

El gato volador-
Dotado para toda actividad danzante, podía bailar con donaire pispireto un chamame, una coreografía de los parchis, jazz, rocanrroll e imitar a Ricki maravilla sin despeinarse. Lo desvelo el tango por oposicion a los bailes de salón, que aprendió a detestar por impulso paterno. Podía desplazar concientemente su eje para adecuarlo a la compañera con la que bailara, aplicando además una ralentizacion de tiempo que efectuaba al cambiar el peso de una pierna a otra. Decía que podía ordenar a cada músculo el momento en el que quería que el movimiento se produjera, dotándolo de una elasticidad ondulatoria nunca vista. Para su mal se dejo influenciar por su primo , que lo alejó del tango y lo engatuso con la gloria fácil del Break Dance. Participo en dos o tres batallas de poca monta desperdiciando su saber en caer de culo y otras monerías. Murió de perdida de realidad, al intentar hacer una vuelta de cabeza sobre un torno de alfareria.

Que sirva de advertencia a todos aquellos que asomados al tentador mundo del estrellato milongueril se ven abocados a una lucha amuerte por la perfección, olvidando que la vida puede ser un tango bien o mal bailado, pero en definitiva solo tuyo...

3 comentarios:

Samudio Perlesqui dijo...

Yo lo conoci al Gato, se llamaba jacinto Nicolas Labordeboy, pero lo del torno de alfareria no es correcto. Murio al hacer una vuelta de cabeza en el taburete de un piano. De tanto girar el taburete se le salio aplastandole el cogote

Tina Remi dijo...

Discrepo. El gato, si es el mismo que yo conoci fue a hacer un giro sobre una panquequera y se le quedo pegada la cara, lo internaron por quemaduras de tercer grado y fallecio tres dias mas tarde. Lo digo porque yo era integrante de los Breakers boygir y estaba cuando paso

Cindi lopers dijo...

Todos ustedes dicen boludeces, pero señora, como se va a morir por una panquequera, la posta la yengo yo: el gato se murio porque al hacer el giro se le engancho un mechon de pelo en un clavo y se autoescalpeló. La cabellera la tiene colgada aun el indio Raimundo, que de indio no tiene nada pero le gustaba esa costumbre aborigen de contar golpes