jueves, 8 de noviembre de 2012

LOS MUCHACHOS DE LA "BATA" Y SU PARTICULAR HALLOWEEN

La foto nos muestra  a Catulo Bernal, Romulo Papaguachi y El profesor Maradona, ataviados con atuendos que ellos consideran terroríficos,en la milonga que Riquelme organizo para celebrar el día de los muertos . Quizá el más logrado sea Romulo, quien quiso vestirse como el falso Bela Lugosi de "Plan Nueve del espacio Sideral". El disfraz de Jack el destripador que aporta Catulo deja mucho que desear. Ni hablemos del de científico loco del Profesor Maradona, que más bien parece una burla por su patetismo.En la mesa, lo que parece un payaso asesino es la parte de arriba del atuendo del Uruguayo Pococho,  decúbito dorsal bajo las patas, en las que acuna una bandeja de milanesa picada robada en otro sitio. La calavera con habano, pertenece a Pitón pipeta, nuestro hombre de inteligencia, que comparte la milanesa con El uruguayo.
De fondo, clarea un cielo blanquiceleste ficticio, proporcionado por el departamento de decoración de la milonga, que querían proporcionar a los milongueros una experiencia inédita:  - "quisimos que algunos milongueros que nunca han visto el sol de las once de la mañana lo experimenten, aunque sea falso" - dirá más tarde doña Petronila, la madre de Riquelme y encargada de las empanadas.
Si bien  la convocatoria no tuvo la esperada adhesión por parte de la muchedumbre tanguera en general, susceptible al decoro, la seriedad y el ridículo, al punto de vivir la ronda con una sacralidad que nos parece incomprensible, sí hubo algunos dizfrazados notorios que completamente entregados a la experiencia del Samhain - el año nuevo celta y el comienzo de la temporada oscura, que es el  principio de todas estas celebraciones Yanquis - se dedicaron, ya beodos a asustar a los pocos viandantes que circulaban por calles aledañas, siendo algunos detenidos por la policía por alteración del orden público.
Muy logrado estuvo el atuendo colectivo de los Hermanos Popono, quienes en compañía de los Milongueritos del amor se disfrazaron de los "cuatro jinetes del apocalipsis Maya  que en realidad eran tres porque con la crisis hasta al hambre se lo comieron, pero Cacho hace de sacrificado, con un machete falso que le robe a un cotillon" decía Pocho..
La velada transcurrió en paz y armonía, siendo los puntazos y lesiones mucho menores que en un día normal, debido quizá al cuidado que los asistentes pusieron para no destrozar los trajes, alguno de ellos alquilados en la tienda de Magia de Rogelio Caracas a la tarde.
Habrá que ver si el año que viene se anima alguno más a este simulacro gótico en el que no faltan, las sempiternas gárgolas.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.