jueves, 21 de junio de 2012

LOS "MACHOS" NO TAN MACHITOS - por Yamate A. Zilencio

Estos cuatro ejemplares esperpenticos de la papafritez comenzaron a hacerse hombres viendo aquella serie de televisión de los noventa, en la que quedaron encallados llegando a representar un arquetipo que suele verse mucho en las milongas, el del tipo que reniega de las mujeres porque estas ni siquiera saben que existe.
Comenzaron su andadura en los boliches dando más lástima que conversacion y uno a uno fueron recalando en la milonga porque el índice de desprecio es inferior a otros acontecimientos sociales, aunque existe.
A los efectos Marino Barcino era el más parecido a Ranni. Achaparrado y cebon, solía llevar unos
pantalones medio abombachados y una camisa blanca a rayas generica, con sempiterno jersey(o pulover) al cuello, ya fuera invierno o verano. Popularmente se le apodaba "el marinero" por esta prenda y porque se balanceaba  al bailar como afectado de marea. No era mecánico, pero tenia bicicleteria.
Luego estaba Vicente Coni, cuyo referente inmediato era Fanego.  Peinaba los rebeldes bucles hacia atrás, yendo impecable de cintura para arriba, en negro o gris con pretensiones existencialistas.De Cintura para abajo era otra cosa.  Siempre llevaba los pantalones llenos de un muestrario de pelos de felino de los que habia siete u ocho en su casa, uno por cada separación que había enfrentado y perdido obteniendo solo en el reparto el cariño de los gatunos. No era  cirujano plástico pero hacia unos arreglos florales muy bonitos para los velorios.
El que hacia de Garzon en el cuarteto se llamaba Lorenzo Serra y era mas bien tímido, cándido, crédulo e incluso pusilánime. No solo tenia cara aniñada, era un niño. Segun parece grababa temporadas enteras de Dragon Ball y Los caballeros del Zodiaco, para verlos en la tranquilidad de su hogar antes del trabajo. Quiso casarse pero lo dejaron en el altar con todos los muebles comprados. Casó con una amiga de la novia, tuvieron tres hijos, enviudó. Ejercía de director de cine grabando en SuperVhs bautizos, comuniones, bodas y despedidas que se iban casi completamente en la manutención de los parvulos.
El cuarto y que ejercía potestades de misógino total era  Bebo Lasarte. Ni de lejos tenia la pinta que en su momento portaba Grandinetti (el verbo hace referencia a cierta leyenda urbana...) aunque es probable que en noches de gala llegara a tener la misma mirada idiota de "esperando la carroza".  Era rubio tirando a lo que la imagineria popular considera tipo polaco, con entradas en la frente y una bahia estilo samborombon en la nuca. Usaba camisas rojas punzó revindicando cierto parentesco familiar con don Juan Manuel de Rosas. Era abogado, pero trabajaba repartiendo demandas y citaciones judiciales, lo que le valió mas de una paliza.
Los cuatro bailaban mal y empeorando. Los cuatro  sometian a las milongueras a un abrazo hirviente.
Llegaban a la milonga en un ami ocho color patito y se derrumbaban sobre una mesa en la que los amables anfitriones ya habian dispuesto algunas viandas y picadas surtidas. Esta voracidad se veía explicada por las siguiente razon: una vez a la semana uno de ellos invitaba a los demás a comer. Todos presumían de un poderoso saber culinario pero ninguno sabia realmente cocinar.
Así podían degustarse en estas cenas "delikatesens" como Chorizos a la naranja,  hamburguesa de cerdo Kosher con reduccion de granadina, merluza planchada y con corbata( una merluza entera sin descamar con un cacho de puerro braseado) y el infame pastel de Zanahoria baby.
Lamentable o infortunadamente estos tunantes dejaron de asolar a la milonga. Se ve que se intoxicaron en una de las cenas con un sabayon al horno con mayonesa confitada a las finas hierbas.
Fallecieron de salmonela y asco, de camino al hospital.


No hay comentarios: