viernes, 10 de febrero de 2012

RAMON LABORDA, el inventor de la caidita Pum Pum

Hace unos dias el historiador Cristino Paravento en un intermedio laboral de su "TRADUCCION DE LAS SANTAS ESCRITURAS AL AMBITO DEL TANGO Y ALEDAÑOS", en cuya redaccion esta empeñado - debe mucha plata al editor y al amigo que lo esconde de la New Inquisicion, una asociacion sin fines de lucro que parece estar detrás de los justos del estilo juez Garzon y cuyos matones no son albinos sino pelirrojos, lo que favorece
el descargo de improperios una vez que se han ido - me comentaba el caso singular de un milonguero casi desconocido para el comun de la gente, un tal Ramon Laborda, inventor, entre otras cosas, de un zapato curvado para facilitar las sacadas laterales, una suela con abrojos para bailar en recepciones de embajadas que en el suelo contaran con alfombra mullida, y un sombrero con hueco para depositar el vino en aquellas milongas extrañas donde uno sale a bailar y su consumicion queda a merced de muertos de hambre itinerantes o borrachos en la ruina con deliriums tremens. Todos inventos inutiles como su creador. Sin embargo y a la luz de las lecturas de la obra satirica de Poe titulada "un hombre de negocios"  -en el que un buscavidas intenta sacar algunos dineros haciendose romper la cara para entrar en litigio y luego cobrar indemnizacion - nuestro hombre inventó un sistema para entrar gratis a las milongas y de paso comer sanguchitos de matambre, vino de la casa o empanadas viejas sin pagar.
Segun parece Laborda era especialista en caidas en las pistas de todo el pais, siendo su más reconocida caida la famosa caida Pum Pum, en la que simulaba astillarse un humero lo que provocaba revuelo, alarma, confusion y preocupacion en los responsables del bailongo, maxime cuando la victima de la caida sacaba un falso carnet de inspector municipal, amenazando ademas con el cierre del establecimiento.
Asi, este patán, que apenas podia engarzar dos básicos a velocidad de momia, pudo ganarse la vida con sus artimañas, despreciado por otros milongueros itinerantes como el, que de ciudad en ciudad iban buscando novedades - como si cada milonga no representara a todas las milongas y cada tanda fuera diferente en ciudades diferentes - haciendo la vista gorda a tamaño descaro pero fieles al precepto Olmediano de "El hombre para ser hombre no debe ser batidor".
Nueve años le duró la gira al hombre, los mismos que tardaron los tirios en someter Troya, al termino de los cuales fue a parar a una milonga remota lindante con la llanura, mucho más cerca de la pampa que nuestra "Milonga del Oriental" que cada viernes se pelea con los yuyos y el olvido para que los milongueros de pro puedan experimentar la experiencia del baile en suelo de tierra. Habia engordado Laborda, habia medrado merced al sufrimiento y al trabajo ajenos, con la misma conciencia que un cascote de tierra que volara a la nuca del incauto. Entró, buscó una mesa, olfateo el rumbo del viento y la calidad de la pista, visteo y desprecio a los bailarines, muchos de loa cuales venia de trabajar el campo, con las sudadas ropas adecentadas por colonia. Eligió a una pareja que intuia docil y de corazon noble.
Y salió a bailar.
Segun cuenta Cristino la ejecucion de la caidita pum pum requeria destreza, simulacion y agilidad. Abotargado por la vida muelle le falló a Laborda este ultimo factor unido a una raiz de arbusto que crecia disimulada en un rincón de la pista. Tropezó, cayó, ni tiempo tuvo de gritar. Un brazo se le quedó debajo de la panza, un pie se le torcio en tres lugares diferentes. Se hizo un corrillo respetuoso entre los bailantes y por las caras supieron todos que la cosa era grave.
Segun cuenta la leyenda uno de esos peoncitos voluntariosos que nunca falta, creyendo que era un vacuno de yerra fue a buscar un revolver y lo despeno sin más.
Borges, sabedor de esta historia truculenta, quiso plasmarla en papel. Tuvo en su cabeza la trama principal para incluirla en su "Historia Universal de la Infamia". Al final se puso a retocarla y mejorarla y le salio "Hombre de la esquina Rosada" que es mejor y más noble...

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.