viernes, 14 de septiembre de 2007

CATULO LE CANTA A UN BAJISTA INDECISO

Este poema se me ocurrió estando en la pista de la milonga del Oriental. Allí topé con una linda moza que accedió a mis requerimientos milongueros (aunque siempre lleva uno latente en el más recóndito de sus instintos la posibilidad primaria de un acercamiento un poco más intimo). La orquesta amenizaba con una tanda dedicada a Pugliese. la luz era favorable, el momento y la compañía también. Quedamos abrazados al termino de Gallo ciego y trascartón la orquesta toda se esmeró en brindarnos Ojos Negros. "Esta es la mía" me dije (y eso que siempre me digo cosas que después no recuerdo). Ya imaginaba yo el beso pirata con el que introduciría en la rutina la magia del amor. Ya se acercaban los últimos compases. Supe que había llegado el momento. Y fue entonces, cuando ya volaban mis labios al encuentro de mi compañera cuando ese bajista comenzó a delirar causando extrañeza en todos. La compañera alejó la cara para ver que pasaba. Yo presentí que en ese instante todo se había perdido.
Después supimos que al bajista le había sentado mal la comida y por eso los estertores.
De esa infausta noche solo saqué este poema que ahora comparto con todos ustedes:

ME ESTAFASTE UN COMPÁS
Y EN EL AMAGUE
LLEGUÉ TARDE A CERRAR
TARDE AL ROMANCE
TARDE A VIVIR
AL FINAL ME TEMBLARON LAS MANOS
Y DESPUÉS
MI AMANTE DE DOS TANGOS ME DEJÓ
POR CULPA TUYA BAJISTA MISERABLE...
MISERABLE...


(Puedes ver a Catulo desarrollando este poema en un oscuro vídeo publicitario en Labatadepoe.blogspot.com nuestro blog amigo)

No hay comentarios: